Novela contemporánea

Entrevista a Ana Alcolea, autora de El brindis de Margarita

Hoy entrevisto a Ana Alcolea, que acaba de publicar El brindis de Margarita, una preciosa novela que os recomiendo que no os la perdáis. Si queréis saber más sobre Ana y sobre su nueva novela, aquí tenéis la entrevista que le he hecho.

Hola, Ana. Por si alguien no te conoce aún, podrías decirnos ¿Quién es Ana Alcolea?

Nací en Zaragoza. He sido profesora de Lengua y Literatura bastante tiempo. He publicado alrededor de veintinco novelas, además de cuentos, artítulos, ediciones didácticas de clásicos… Vivo entre mi ciudad natal y Trondheim, una ciudad del centro de Noruega, y me gusta viajar, caminar por las montañas, coger setas, frutas del bosque…

¿Si no pudieras dedicarte a escribir a qué te dedicarías?

Seguiría siendo profesora de instituto. Y si tuviera una gran voz, sería cantante de ópera, que es lo más me gusta del mundo.

¿Cómo te organizas para escribir tus novelas? ¿Eres una autora de brújula o de mapa?

De brújula… No me organizo jamás. Empiezo y no sé lo que les va a ocurrir a mis personajes. Como mucho, en algunas de mis novelas (en muy pocas) sé hacia donde caminamos, incluso puedo conocer el final. Pero lo que va a ocurrir hasta llegar allí, lo desconozco.

¿Qué estás leyendo ahora?

La última novela que escribió el novelista siciliano Andrea Camilleri. Una novela negra diferente. No suelo leer novela negra, solo en Semana Santa, que es lo tradicional en Noruega, y en periodos en los que me quiero meter en mundos muy ajenos al mío.

Recomiéndanos un libro…

El infinito en un junco, de Irene Vallejo. Es el mejor libro que he leído en muchos, muchos años. Tal vez también uno de los mejores libros que se han escrito en lo que va de siglo.

¿Qué libro has releído más veces?

Jane Eyre, de Charlote Brönte. Lo leí cientos de veces durante mi adolescencia. Era mi libro de cabecera, literalmente.

¿Qué te hace abandonar una novela?

Nada. Nunca dejo una novela, ni como escritora ni como lectora. A veces meto la pata cuando compro un libro, pocas veces, selecciono mucho. Pero incluso en esos casos, me la leo hasta el final. La novela que he estado leyendo estos últimos días, antes de la de Camilleri, es muy mala, pero me la le leído hasta el final. No diré qué novela es…

¿Cuáles son tus autores favoritos?

¡Son tantos! Desde Homero y Sófocles, hasta Irene Vallejo, Patricia Esteban, Ignacio Martínez de Pisón, Mauricio Wiesenthal…, pasando por Cervantes, Shakespeare, Tolstoi, Thomas Mann, Joseph Roth, Henrik Ibsen. Stendhal, Flaubert, José Hierro…

¿Tienes más aficiones además de la literatura? ¿Nos podrías hablar un poco de ellas?

Me gusta la ópera y voy siempre que puedo. Esta temporada por supuesto nada de nada. Pero la escucho en casa. Caminar por las montañas en verano para sentirme en la naturaleza: es una cura estupenda de humildad. Esquiar en invierno: nada de alpino, travesía, que es como andar, pero con esquíes, para sentir el silencio, la desnudez del invierno… El silencio es bueno para recolocarse una. Vivimos instalados en el ruido. Los silencios son necesarios para que exista la música. También las pausas son necesarias para que existan las palabras. Por tanto, también el pensamiento, la vida. También me gusta dibujar en el cuaderno en el que suelo tomar notas de mis impresiones, apuntes para nuevos libros…

Hablemos ahora de tu novela, El brindis de Margarita:

¿De dónde surgió la idea de escribir esta novela?

De la necesidad de contar una historia ambientada en la época de la Transición española. Una novela que reflejara cómo vivieron los cambios las mujeres de tres generaciones: la mía, la de mi madre, y la de mi abuela. Yo era adolescente, pero la generación de mis padres se habían criado y educado durante le dictadura: cuando llegó la palabra “Libertad” no sabían qué hacer con ella, ni con la palabra, ni con su significado ni su concepto. Los cambios no son nunca fáciles. Ahora vivimos un periodo que lleva y va a llevar muchos cambios. Veremos cómo los vamos viviendo: la vida que teníamos y que nos parecía normal ya no va a volver del mismo modo. Y no es fácil aceptarlo. Tampoco lo fue entonces para quienes no habían sido educados para ser críticos y habían aceptado como dogma todo lo que se les decía.

¿Cómo te organizaste para escribirla?

No me organicé. Salió de un tirón. La escribí en dos meses muy intensos. Fue fácil escribirla, pero también muy duro. Lloré mucho cuando la terminé.

¿Tiene alguna historia real detrás? ¿Es muy diferente de la que acabas explicando en tu novela?

Es muy personal. Yo acababa de vaciar la casa de mis padres cuando empecé a escribir EL BRINDIS DE MARGARITA, que empieza en ese mismo momento. También a mí me asaltaban recuerdos a partir de objetos, de olores que permanecían encerrados en frascos de perfume, como si fueran los genios de las botellas de los cuentos… Le doy a Margarita muchas cosas mías. Pero Margarita tiene entidad en sí misma. No soy yo. Su familia actual no es la mía, su antiguo novio tampoco…, ni sus amigas son las mías.

¿Qué fue lo más complicado de la escritura de El brindis de Margarita?

En realidad, nada fue complicado. La escritura fue fluyendo con mucha facilidad. Me metía en cada personaje  y ellos me iban llevando. La estructura simétrica con tres conversaciones intercaladas con sus recuerdos en la casa familiar también salió sola, no la forcé. Cuando se fuerza algo se nota.

¿Te llevó mucho tiempo escribirla?

Dos meses escasos. Breve, pero intenso…

Para los que no conocen tu novela, ¿qué destacarías de ella? ¿Por qué el lector debería elegirla?

Difícil para un autor recomendar su propia novela. Destacaría su honestidad. No es nada complaciente ni con la sociedad, ni con la historia, ni con ninguno de los personajes, ni siquiera con la protagonista, que además es la narradora en primera persona. Es una novela que no busca ser amable. Busca mostrar la realidad de personas normales, sin heroicidades, sin gestas “novelescas”. La heroicidad y la gesta del día a día, de la vida cotidiana. Casi nada. Si el lector busca una historia romántica, que no la elija, si quiere una novela histórica, tampoco. Si quiere una novela directa, punzante, con notas de humor negro y nada complaciente, puede acertar si la lee.

Y ahora hablemos del futuro:

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Nos puedes contar algo sobre él?

Estoy trabajando en un texto sobre mi vida en una cabaña aislada de las montañas noruegas. Un texto sobre la conexión con la naturaleza. Estoy corrigiendo un par de novelas infantiles. Escribo artículos para el periódico. Y en estos momentos estoy preparando una conferencia sobre Estética y Cine para inaugurar un curso para profesores organizado por el Gobierno de Aragón.

¿Cuáles son tus proyectos literarios para los próximos doce meses?

En marzo estrenamos EL VIAJE DE LUDI en el Teatro Arriaga de Bilbao. Es mi  primera incursión en el teatro. Es un texto muy divertido que enlaza canciones de Beethoven y está pensado para público de todas las edades. En primavera salco una novelita infantil muy poética que me ha gustado mucho escribir con la editorial Anaya. Y tengo cuatro libros más para revisar.

¿Qué consejos darías a los escritores noveles que desean que sus novelas sean publicadas?

Que no tengan prisa. Yo publiqué mi primera novela con casi cuarenta años.

Para acabar, si quieres decir algo a los lectores de esta entrevista las siguientes líneas son todas tuyas.

Que espero que disfruten mucho de la lectura de El brindis de Margarita. Que se hagan preguntas, que se miren en el libro como el espejo que es. No solo este, todos los libros lo son. Y que sigan leyendo mucho, porque leer alimenta el pensamiento, por tanto, alimenta la capacidad que tenemos las personas de ser libres. Y sobre todo, gracias por haber leído esta entrevista. Y gracias a ti por tus preguntas.

Muchas gracias, Ana, y mucha suerte con El brindis de Margarita y el resto de tus proyectos presentes y futuros.

3 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: