Entrevista a Ana González Duque, autora de Proyecto Bruno

Hoy comparto contigo la entrevista que acabo de hacer a Ana González Duque, quien acaba de publicar su nueva novela: Proyecto Bruno. Aunque Proyecto Bruno está etiquetada como una novela juvenil, déjame decirte que es una lectura que recomiendo hacer a cualquier edad por el mensaje tan bonito que contiene.

Ahora te dejo con la entrevista:

¿Quién es Ana González Duque?

Una escritora de fantasía juvenil y comedia romántica, a la que le gusta (como buen bicho raro que soy) el marketing online. No, en serio, soy una persona normal (un periodista amigo me define como «demasiado normal» y no lo dice como un piropo, no creas), que un día decidió apostar por ser lo que siempre quiso ser.

Ana González Duque

¿Si no pudieras dedicarte a escribir a qué te dedicarías?

Pues supongo que volvería a la Medicina. Mi carrera me gusta mucho, pero es también muy demandante y poco compatible con lo que quiero hacer. Es como una novia tonta, no me dejaba hacer nada más que estar con ella.

 

¿Cómo te organizas para escribir tus novelas? ¿Eres una autora de brújula o de mapa?

Soy… ejem, algo intermedio. Yo lo llamo paisajista. No soy brújula porque siempre tengo una mínima escaleta en la cabeza. Siempre sé a dónde quiero llegar y cuáles van a ser los puntos de giro. Pero tampoco mapa porque, cuando he hecho una escaleta detallada, siempre me salgo del guion preconcebido porque se me ocurre algo diferente por el camino, aunque el final sea el mismo.

Ana González Duque una escritora paisajista

¿Qué estás leyendo ahora?

«Ríos de Londres», de Ben Aaronovitch.

 

Recomiéndanos un libro…

Hummm, es que depende de lo que te guste leer. A ti, que te gusta mucho la contemporánea, seguro que te encanta «La buena esposa» de Meg Wolitzer. Fue una de mis mejores lecturas de enero.

¿Qué libro has releído más veces?

«Dejádselo a Psmith», de P. G. Wodehouse. Es mi antidepresivo literario. Cada vez que estoy de bajona lo releo.

 

¿Qué te hace abandonar una novela?

Lo primero, el estilo. Me saca mucho de la lectura un estilo poco cuidado, un diálogo lleno de acotaciones, un cambio de narrador, esas cosas. Y luego, si me aburro también lo dejo. Lo que a veces no es culpa de la novela sino de mi propia situación personal. He dejado libros a la mitad que luego he retomado y me han gustado.

Ana González Duque lectora

¿Cuáles son tus autores favoritos?

En comedia romántica, adoro a Wodehouse (creo que me he leído todo lo que hay traducido al castellano) y a Sophie Kinsella. En fantasía, José Antonio Cotrina y Elia Barceló están muy por encima del resto para mí. Si Cotrina escribiera las instrucciones de una lavadora, me las leería, con eso te digo todo.

 

¿Tienes más aficiones además de la literatura? ¿Nos podrías hablar un poco de ellas?

Pues me encanta cocinar, adoro la decoración (siempre estoy cambiado y reorganizando cosas y recuperando muebles, para desesperación de mi marido) y soy manitas (sobreviví económicamente dos años de mi vida haciendo bisutería y vendiéndola), me gusta el cine y soy de esas locas que se ven los Oscars y los Goya todos los años. Me apasiona viajar y ver cosas nuevas. También soy curiosa, así que me he interesado por muchas cosas raras en esta vida desde hacer origami hasta clases de maquillaje (aunque no suelo maquillarme mucho).

 

Hablemos ahora de tu novela, Proyecto Bruno:

¿De dónde surgió la idea de escribir esta novela?

La novela fue una idea de mi hija. Yo protestaba que ella no leía mis novelas (mientras que devora las de otros) y ella me dijo que no las leía porque no escribía historias «con salseo». «Define salseo», le contesté. Y nos pasamos dos horas de lo más entretenidas diseñando la historia de Ed y Elena. Fue muy divertido.

 

¿Cómo te organizaste para escribirla?

Hice una «semiescaleta» donde puse los puntos más importantes de las dos historias y donde quería llegar. Y fui escribiendo un capítulo cada dos/cuatro días (porque siempre escribo dos novelas a la vez). Mi hija me hizo de primera lectora cero. Llegaba del colegio preguntando: «Has escrito algo nuevo?» y yo sabía si estaba bien o mal por el número de grititos que soltaba durante el capítulo.

 

¿Tiene alguna historia real detrás? ¿Es muy diferente de la que acabas explicando en tu novela?

La historia que Bruno le cuenta a Ed de Xavi sí es real y creo que este tipo de libros ayudan a evitar que esas cosas sucedan. Luego, mi hija tiene un profesor al que apodan «Soci» (un hombre felizmente casado al que le he robado el mote), pero el verdadero «Soci» es, en mi cabeza, Nando J. López. De resto es todo inventado, aunque suelo tirar de nombres cercanos cuando nombro a mis personajes. Mónica Gutiérrez todavía no me ha perdonado que llamara Mónica a la abuela de Ed.

 

Proyecto Bruno es una novela que puede leerse a cualquier edad, no es necesario ser adolescente para disfrutar de su lectura por el mensaje tan bello y tan necesario para nuestra sociedad que contiene, ¿cuándo la escribiste llegaste a imaginar que se acabaría convirtiendo en una lectura ‘para todos los públicos’ por el mensaje tan bonito que transmite?

Creo que desde el principio quise que Proyecto Bruno ayudase a esos chicos que se sienten mal por sentir lo que sienten, que les hiciera entender que es normal por completo, que no son raros, pero también que acercase esa postura a la persona cis-hetero que nunca se ha planteado lo que tiene que soportar una persona del colectivo LGTB, conseguir que empatizara. Espero haberlo al menos rozado, pero es una meta muy alta.

GAY

¿Qué fue lo más complicado de la escritura de Proyecto Bruno?

El tono. El lenguaje. Estoy escribiendo en primera persona en la mente de dos chavales de dieciséis años y yo tengo cuarenta y seis. Tuve que concienciarme de que estaba de nuevo en mi adolescencia, pero con un lenguaje actual.

 

¿Te llevó mucho tiempo escribirla?

Escribí el primer borrador en muy poco tiempo: unos dos meses. Tenía la historia muy clara en la cabeza y salía muy fácilmente. Me divierte mucho escribir comedia romántica y es más sencillo para mí que la fantasía. Luego, corregirla fue más costoso, otro mes yo sola. Tuve que cambiar escenas después de que la leyeran los lectores cero. Y en eso tardé otros dos meses, pero porque tenía otros proyectos en medio y no me ponía 100% con la novela. La última revisión a fondo la hice después de que la corrigiera Esther Aizpuru, mi correctora. Así que en total, unos seis meses.

 

Para los que no conocen tu novela, ¿qué destacarías de ella? ¿Por qué el lector debería elegirla?

Creo que Proyecto Bruno es fácil de leer, que se nota que me lo he pasado bien escribiéndola porque está cargada de humor y que no puedes evitar empatizar con Ed y Elena porque en algún momento de tu vida tú has pasado por situaciones similares (aunque no sean iguales) y has sentido esa bomba hormonal de la adolescencia que tira de ti en todos los sentidos. Y si te gusta Harry Potter, la escena del duelo te va a encantar.

 

Proyecto Bruno podría ser la primera entrega de una serie ¿te decidirás a continuar dando vida a alguno de los personajes que aparecen en tu novela?

Sí, estoy tan decidida que ya estoy escribiendo la segunda parte. La historia la cuentan ahora Caro y Jorge. Retomo personajes que creo que pueden dar mucho juego, como Serena. Y, por supuesto, salen Ed, Elena y Bruno.

 

Proyecto Bruno es una novela juvenil, pero además de este género escribes novelas de fantasía y comedia romántica ¿en qué género te sientes más cómoda?

Me siento más cómoda en la comedia romántica, porque la fantasía exige de mí un esfuerzo mayor. El diseño del mundo, de las razas, que las reglas de la magia cuadren con la trama y que todo encaje es complicado. Por eso, suelo intercalar una novela de fantasía con una de comedia romántica para no saturarme.

 

Además de escribir, te dedicas a ayudar a escritores (noveles y no tan noveles) a través del marketing on line a través de tu web https://marketingonlineparaescritores.com/ , por lo que tienes una dilatada experiencia en este campo. Por tanto, ¿Qué consejos darías a los escritores noveles que desean que sus novelas sean publicadas?

marketing online para escritores

Les diría que se formen, tanto en escritura como en marketing. Hay gente que opina que no deberían formarse en marketing hasta no tener una carrera como escritor; yo creo que mientras aprendes como escritor, puedes hacerte con una audiencia de tu género como lector. Y sentar las bases de tu visibilidad y de tu marca personal sin cagarla.

Como escritora, empecé a aprender a escribir cuando me empezaron a corregir. Creo que el papel del mentor tanto en uno como en otro lado es imprescindible.

 

¿Qué libro o libros para escritores consideras de obligada lectura para los autores que quieren emprender su carrera en el mundo de las letras?

Hay tres libros que creo que todo escritor debería tener:

Si quieres más recomendaciones de libros para escritores, en el podcast hay un episodio entero: https://escritoremprendedor.com/acabar-ano-blog-escritor/

 

Eres una autora que publica con editorial y que se autopublica ¿qué ventajas e inconvenientes consideras que tiene cada una de estas dos opciones?

La editorial te da una distribución en librerías que no te da la autopublicación, esa es su ventaja principal (aparte de que no tienes que poner pasta), pero también te da menor libertad en todo. Estás mucho más encorsetado. Destino a editorial aquellos libros que creo que son más comerciales y me reservo los que creo que voy a mover mejor yo. La parte de marketing la voy a tener que llevar igual en los dos lados, me temo.

 

Y ahora hablemos del futuro:

Máquina de escribir

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Nos puedes contar algo sobre él?

Ahora mismo tengo dos novelas pendientes de veredicto editorial y otra por corregir. Estoy trabajando en la segunda parte de «Proyecto Bruno», que espero tener terminada en junio, para empezar a corregir, y en una novela de fantasía juvenil a cuatro manos con Pablo Ferradas, que tiene el nombre provisional de #ProyectoRaíz. En agosto me meteré con un experimento de novela que une los dos géneros: la fantasía y la comedia romántica, a ver cómo sale.

 

¿Cuáles son tus proyectos literarios para los próximos doce meses?

El 20 de mayo publico, junto con otros autores, una antología de relatos de fantasía humorística con la editorial Pez de Plata. Se llamará «Haberlas haylas» y son relatos sobre brujas. En julio estaré en el Celsius, para presentarla y también me llevaré de la manita «La Sociedad de la Libélula» y «Proyecto Bruno». En octubre espero sacar nuevo libro de no ficción. Y ya. Los proyectos de ficción ya son para el 2020 y hasta el infinito y más allá.

 

Para acabar, si quieres decir algo a los lectores de esta entrevista las siguientes líneas son todas tuyas.

Que si les gusta escribir, se sienten y escriban. Les apetezca o no. Lo más importante para progresar es ir terminando cosas.

 

Muchas gracias, Ana, y mucha suerte con Proyecto Bruno y el resto de tus proyectos presentes y futuros.

Gracias a ti por el ratito (y siento el rollo que les he metido a tus lectores).

 

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Carmen dice:

    Gracias por la entrevista y suerte a la autora con el proyecto

  2. Hola guapa! Muy interesante, como todas tus entrevistas! Suerte a la autora!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: