Más allá de la novela contemporánea

Entrevista a Jacinta Cremades, autora de Regreso a París

Hoy entrevisto a Jacinta Cremades, autora de Regreso a París, que acaba de publicarse con Duomo Editorial.

Si quieres saber más sobre Jacinta Cremades y sobre su nueva novela, no te pierdas esta entrevista.

¿Podrías contarnos quién es Jacinta Cremades?

Pues la primera palabra que me sale es la de extranjera. Viví toda mi infancia y juventud en París. Luego viaje y viví en otros países, acabé en España y fue hace unos años, cuando tuve la oportunidad de volver a Francia que surgió el tema de Regreso a París. Con todos esos ir y venir, me convertí en una especie de bicho raro dentro de una familia ya de por sí tremendamente original. Una mujer un poco desconectada de la sociedad pero que, sin embargo, la observa con pasión y la ama con locura. De pequeña me recuerdo leyendo todo y escribiendo algo. Luego estudié literatura y he tenido la inmensa suerte de trabajar siempre rodeada de libros. Escribo, pero también enseño y hablo de otros libros y autores.  También soy madre a tiempo completo, ¡pero eso es otro cantar!

¿Qué te llevó a dedicarte a la escritura?

Para mí la escritura es vital. El impulso por el que traduzco lo que me rodea, lo que siento y lo que veo. Siempre he necesitado ese modo de expresión, tanto la escritura, como la lectura, que es el reverso de una misma moneda.  Leo para buscar mis propias palabras, mi propia historia, la de los demás y dar sentido a mi existencia.

Si tuvieras que contar en una sola frase de qué trata Regreso a París, ¿qué dirías?

La novela cuenta la historia de tres mujeres de generaciones diferentes de una misma familia en las que se repiten las claves esenciales del destino. El libro empieza con el regreso de la protagonista a París, al piso de su madre fallecida, donde revive a través de sus recuerdos, la vida de su madre, la suya y la de su hija.

Lo particular de la novela es que mezcla el mundo realista de los recuerdos con la magia de estas mujeres que pueden sentir y ver lo que los demás no pueden. La Maga trabaja en la policía buscando a personas desaparecidas. Teresa se diferencia por su capacidad de contar y Lucia revive vidas ausentes.

¿De dónde nació la idea que te llevó a escribir Regreso a París?

Fue en 2014 cuando la vida me dio la oportunidad de volver a París con mis hijas, después de haber vivido lejos de la ciudad durante más de veinte años. Me instalé en el diminuto apartamento de mis padres y lo primero que tuve que hacer fue hacer algo de espacio, entre los miles de objetos, muebles y papeles de mis padres. Cuando me vi sola, tocando esos miles de recuerdos, sentí un verdadero latigazo. De ese impulso nació el primer borrador de Regreso a París que escribí casi de un tirón, al instalarme en el piso. El primero borrador lo escribí en francés. Luego, por supuesto, la novela tomo forma durante años, creció, se transformó tal y como se acaba de publicar.

En relación con la parte más técnica de la escritura de esta novela, ¿cómo organizaste para escribir Regreso a París? ¿Te dejaste llevar por la improvisación o estructuraste previamente toda la historia?

Al principio escribo algo que nace dentro de mí, que va creciendo, me despierta de noche y habla conmigo. A veces es una voz, otras una melodía, una acción o un personaje. Rara vez es una historia, por eso me cuesta… Luego, después de unos meses de escritura y una vez volcada esa idea sobre el papel, en una segunda fase, ya me dedico a la estructura.

 Digamos que en un primer momento, antepongo lo que siento a la razón. Pero la razón se vuelve fundamental a la hora de transmitir esa idea. Recorta, agranda, sitúa, etc, hasta que vuelve ese pensamiento comprensible.

¿Tienes alguna manía como escritora? ¿Podrías contárnosla?

Más que manía es rutina. Si no escribo al cabo de unos días pierdo el equilibrio y me vuelvo insoportable. Suelo escribir de madrugada, cinco o seis de la mañana, cuando toda mi casa duerme. Para mí es el momento mágico del día, el único en el que consigo conectar verdaderamente con mis pensamientos y a la vez soy más lúcida para escribir sobre esos personajes que veo en mi mente.

Hablemos ahora sobre tu faceta como lectora. Si tuvieras que recomendarnos una novela, ¿cuál sería y por qué?

Recomendaría Todo se opone a la noche de Delphine de Vigan. Porque el narrar su pasado le permite descubrirse a sí misma. Como yo. Y también a la escritora italiana siciliana Milena Agus, por su frescura y esa familia de locos, la suya, que me recordó tanto a la de Mi familia y otros animales, novela deliciosa de Gerald Durrell.

¿Qué autor/a es tu preferid@? ¿Podrías contarnos qué es lo que le hace ser su preferido?

Tengo muchos autores actuales que sigo con devoción. Andrés Neuman, Andrés Barba, Maylis de Kerangar, Leonor de Recondo, etc.  Pero nombraré a tres mujeres españolas, muy diferentes las unas de las otras y que sin embargo son, cada una en su estilo, magnificas narradoras. Irene Gracia cuyas novelas El beso del Ángel o Las amantes Boreales me marcaron en mi propia narrativa, ya que consigue mezclar el mundo onírico, fantástico de los mitos con la propia realidad.

Me gusta mucho también la seriedad y a la vez diversión que descubro siempre en las novelas de María Tena. Nada que no sepas, es para mí un magnifico relato que habla del exilio, del paso de la adolescencia a la edad adulto, y cuenta también, como yo, un regreso a su infancia.

Por último, Carmen Posadas. Acabo de terminar La leyenda de la Peregrina que se lee de un tirón y que me ha gustado mucho, sobre todo por su manejo de la historia a través de un objeto, elegante, natural e indestructible, como es la perla. Esa especie de leyenda negra que persigue a este objeto tan bello y que, sin embargo, nace de un error de la propia concha. Es precioso como la escritora consigue mostrar que esa especie de maldición también se apodera de los personajes.

¿Qué libro estás leyendo ahora mismo?

Estoy leyendo Luz de febrero de Elizabeth Strout que me está encantando. Desde que leí en el confinamiento Me llamo Lucy Barton, para mí, Strout, fue una revelación. Como esta autora americana es capaz de decir las cosas entre líneas, con diálogos completamente inconexos, acciones cotidianas pero que muestran toda la complejidad del ser humano. ¡Es fascinante el poder de la literatura!

También estoy leyendo A prueba de fuego, la última novela de Javier Moro, que me está pareciendo interesante y divertida. Además de la parte histórica sobre el arquitecto Rafael Guastavino y su hijo, me interesa como describe relación entre padre e hijo.

¿Podrías recomendarnos un libro para escritores?

¡¡Podría recomendaros miles!!  Pero con los de arriba creo que ya os he dado bastante la vara.

Cuéntanos, ¿estás trabajando en algún nuevo proyecto literario? ¿Puedes explicarnos algo sobre él?

Si. Llevo más de un año enfrascada en una novela sobre Connemara, una región maravillosa en Irlanda en donde viví de pequeña y que recoge de nuevo vivencias pasadas. Y, por supuesto… pensando la continuación de Regreso a París.

¡¡Muchas gracias por esta entrevista!! Espero que te guste. Y, sobre todo, espero conocerte muy pronto. ¡Un abrazo muy fuerte!

2 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: