Entrevista a José Ángel Mañas, autor de La última juerga

Hoy entrevisto a José Ángel Mañas, un autor al que admiro mucho por su forma de escribir. Así que, como hace muy poquito que ha publicado una nueva novela, he aprovechado para entrevistarle.

Si quieres saber más sobre José Ángel Mañas y sobre su última novela: La última juerga, continúa leyendo esta entrevista.

 

¿Quién es José Ángel Mañas?

José Ángel Mañas

Un señor que escribe y escribe ficción, y cuando no está escribiendo ficción está pensando en la ficción que va a escribir. Un creador de personajes (es de lo que más me precio); un tipo que vive la vida a doscientos por hora, con mucha intensidad. Tengo ese punto romántico: siempre he pensado que una vida vivida sin pasión no merece la pena ser vivida. Soy pura víscera.

 

¿Si no pudieras dedicarte a escribir a qué te dedicarías?

Escribir es la parte más laboriosa de mi trabajo. A mí lo que me gusta es imaginar, crear mundos y personajes. De no haber sido a través de la literatura, si hubiese sido capaz de dibujar o filmar, creo que no habría echado en falta casi nada. Soy un ser tremendamente imaginativo, un fabulador nato y un gran mentiroso, por supuesto.

 

¿Cómo te organizas para escribir tus novelas? ¿Eres un autor de brújula o de mapa?

Tengo un método mixto. Necesito, antes de empezar, visualizar un grupo de personajes y tener claras las relaciones de unos y otros. Una vez que el mundo es lo suficientemente rico y me lo creo, y siento que puedo ver a esos personajes, entonces imagino algo que les pueda suceder, una anécdota significativa. Ya teniendo eso, marco un puñado de hitos –no muchos, los suficientes para que los personajes no vivan desnortados- y me lanzo a escribir. La primera pasada es muy rápida, de unos quince días. Si veo que los personajes toman vida y que aquello funciona, entonces empieza la labor de reorganización narrativa, de reescritura y reflexión, que puede durar de uno a dos años.

 

¿Qué estás leyendo ahora?

La mujer sin cabeza, de Vicente Molina Foix. Un excelente escritor. Hemos coincidido recientemente y he querido completar las lecturas. Yo había leído en su momento Busto y La quincena soviética, los dos muy buenos textos. Lo mayoría de los que en su día se llamaron Novísimos eran unos animales literarios. Vázquez Montalbán es, de los de aquella época, quizás quien más me guste. Pero Molina Foix tiene un puñado de libros preciosos.

 

Recomiéndanos un libro…

El libro más salvaje y divertido que he leído en estos últimos tiempos es Surtido ibérico, de Juambe Muñoz. Absolutamente recomendable.

 

¿Qué libro has releído más veces?

Posiblemente, El guardián en el centeno. No me defrauda nunca. Me encanta la voz del narrador. Aguanta cada relectura.

 

¿Qué te hace abandonar una novela?

Una mala primera página. Es la tarjeta de presentación de un escritor. No perdono que me fallen ahí, que no me seduzcan.

 

¿Cuáles son tus autores favoritos?

Los rusos siempre me han fascinado, Tolstoi, Chéjov. De los americanos, me quedo con Salinger. De los españoles, con Galdós, Baroja y Aldecoa. De los franceses, Zola me entusiasma. Y en Inglaterra, soy un fan absoluto de Jane Austen y de Sylvia Plath, cada una en su línea. Hablando de chicas, Emily Dickinson es mi poeta preferida. Tiro cada vez más hacia los clásicos.

José Ángel Mañas La última juerga

¿Tienes más aficiones además de la literatura? ¿Nos podrías hablar un poco de ellas?

No me queda tiempo para casi nada al margen de escribir. Ir al bar, estar con los amigos, correrme alguna juerga de vez en cuando… (cada vez menos). Hubo una época en la que jugué bastante al fútbol, pero luego me destrocé la cadera y el único deporte que hago últimamente es nadar de vez en cuando… Ya soy un señor de casi cincuenta años. La edad es lo que tiene.

 

Hablemos ahora de tu novela, La última juerga:

La última juerga José Ángel Mañas

¿De dónde surgió la idea de escribir esta novela?

Me lo venían pidiendo desde que se cumplieron los veinte años de Kronen. Lo cierto es que yo siempre me negaba. No lo acababa de ver. Tenía los personajes, por supuesto. Pero me hacía falta una anécdota, y encima no podía ser una anécdota cualquiera. Tenía que ser una anécdota brillante, potente, que justificara el volver a recuperar a Carlos, que fuera tremendamente plástica… Vamos, que cada vez que lo pensaba no acababa de encontrar esa anécdota. Hasta que de repente un día, así de tontamente, me desperté y me vino la idea. Sin más. Se me ocurrió el final de la novela, que es la anécdota seminal de La última juerga. A partir de ahí me quedé sin argumentos para no intentarlo.

 

¿Cómo te organizaste para escribirla?

De entrada, no se lo dije a nadie. No quería sentir presión. No quería decepcionar a nadie y menos a mí mismo. Quería sentirme muy libre y poder descartar el texto si no estaba satisfecho. Y ahí la sorpresa fue mayúscula, porque la novela prácticamente se escribió sola. La sensación fue como si Carlos hubiese estado esperando veinticinco años a que le dieran permiso para revivir. Su voz me enganchó desde el principio, y la novela prácticamente se escribió ella sola. Carlos hizo lo que le dio la gana.

 

¿Tiene alguna historia real detrás? ¿Es muy diferente de la que acabas explicando en tu novela?

Ja, ja, ja. Las recetas de cocina no se desvelan. Yo siempre me inspiro en hechos que han ocurrido, solo que luego fabulo sobre ellos, los modifico, los deformo, etc. Casi todos los personajes de La última juerga existen, y he presenciado algún reencuentro similar al que narro.

 

¿Qué fue lo más complicado de la escritura de La última juerga?

Uff, el panorama social. Mientras que en los noventa, cuando publiqué Kronen, no me planteaba nada. No sé si es que éramos muy libres entonces, o muy inconscientes, o muy irresponsables, o todo a la vez, pero lo cierto es que yo, por lo menos, reflexionaba poco sobre ciertas cuestiones. En el 2019 todo se ha vuelto complicado, y la sensación que he tenido es estar andando sobre un campo de minas: entre las turbulencias identitarias post 1-O que nos han afectado a todos de una u otra manera, las cuestiones de género y patatín patatán, trabajo no me ha faltado. El objetivo era mantener ese punto políticamente incorrecto de Carlos pero actualizándolo en el nuevo contexto… y la verdad es que ha sido complicado. Lo que lo ha hecho posible, a mi entender, es el humor. Hay mucho más humor en La última juerga que en Historias del Kronen, y eso hace que las maldades y mezquindades de Carlos lleguen a ser casi entrañables… Visto el final que tiene, creo que todos le acabamos cogiendo más cariño del que esperábamos.

 

¿Te llevó mucho tiempo escribirla?

Ha habido dos fases de escritura: una el esqueleto ficcional y otra, cuando ya tenía clara mi ficción, adaptándola al Mundial de Rusia, con algunos tramos que son como un diario superpuesto. Es otro de mis trucos como escritor. Y luego la corrección. En total, un par de años, más o menos.

 

Para los que no conocen tu novela, ¿qué destacarías de ella? ¿Por qué el lector debería elegirla?

Es un road-movie carpetovetónico delirante, con su puntito almodovaresco, que relata el reencuentro de un par de amigos, al cabo de veinticinco años, en unas circunstancias dramáticas. Uno de los dos está gravemente enfermo y se aprovecha de ello para arrastrar al otro en un viaje sin retorno en el que ambos van a descubrir que el tiempo no pasa en balde y que el cuerpo que se tiene con casi cincuenta no es el mismo que con veinte. En la novela la sensación de decadencia física está muy presente. Es una novela sobre el paso del tiempo, que tiene buenos personajes, buenos diálogos, una buena trama y su buena dosis de humor y reflexión. Creo que hay suficientes ingredientes para satisfacer a un lector que tenga ganas de pasárselo bien. No es una novela sesuda. Es una novela ligera, divertida, pero con personajes que espero dejen su huella en la memoria del lector.

 

Y ahora hablemos del futuro:

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Nos puedes contar algo sobre él?

 

En estos momentos tengo encima de la mesa un par de proyectos de series de televisión. En la productora nos acaban de aceptar los dos pilotos. Espero que por lo menos una de las dos sea comprada por una buena plataforma y que podías verla de aquí a dos años. Por lo demás, sigo con mis novelas. Estoy trabajando en una ambientada en el Madrid de los años 30. En fin, que sigo trabajando a un buen ritmo.

 

¿Cuáles son tus proyectos literarios para los próximos doce meses?

Posiblemente, la novela esta que te digo de los años 30. Creo que ese será el primer proyecto que vea la luz.

 

¿Qué consejos darías a los escritores noveles que desean que sus novelas sean publicadas?

Delibes decía que los premios literarios son como las oposiciones a escritor. Yo mismo soy un fruto del sistema de los premios de descubrimiento. Creo que es el mejor camino. Hay muchos abiertos y los miembros de cualquier jurado están siempre deseando descubrir un talento nuevo. Mercedes Fisteus, la chica que ha ganado el Ateneo Joven de Sevilla con 23 años, es un buen ejemplo. Ella tiene la misma edad que yo cuando quedé finalista del Nadal con Kronen… Enviar las obras a estos certámenes sigue siendo la mejor manera de acceder al mercado editorial.

 

Para acabar, si quieres decir algo a los lectores de esta entrevista las siguientes líneas son todas tuyas.

Llevo veinticinco años dedicado casi exclusivamente a la literatura, con todo lo que supone, y seguir aquí empieza a parecerme un milagro. Por eso lo estoy disfrutando cada momento y agradezco a cualquier persona que se interese por mí su tiempo y, si lee mi novela, pues ojalá que la disfrute. Un escritor vive para dar deleite a sus lectores.

 

Muchas gracias, José Ángel, y mucha suerte con La última juerga y el resto de tus proyectos presentes y futuros.

Muchas gracias a ti, Lectora de tot. Una forta abraçada para todos los lectores de tu blog.

 

Si quieres un ganar un ejemplar de La última juerga, participa en el sorteo que tengo organizado en Instagram. Busca la imagen de aquí abajo del sorteo y ¡suerte!

José Ángel Mañas La última juerga

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: