Entrevista a Pilar Muñoz Álamo, autora de Aquello que fuimos


Hoy entrevisto a Pilar Muñoz Álamo, la flamante ganadora del Premio Literario de Amazon 2018 con su novela Aquello que fuimos.

En esta entrevista hablo con Pilar Muñoz Álamo sobre su novela Aquello que fuimos, sobre sus gustos literarios y sobre su manera de escribir.

Te dejo con ella:

Pilar Muñoz Álamo

¿Quién es Pilar Muñoz Álamo?

Una mujer a la que le gusta poner el alma y el corazón en aquello que escribe, que busca sorprender y que la sorprendan, que intenta desplegar la magia que esconden las letras para entretener con ellas, además de emocionar, de concienciar, de hacer vivir…

 

¿Si no pudieras dedicarte a escribir a qué te dedicarías?

Mi segunda pasión es la música; la considero una asignatura pendiente. El tiempo que dedico a escribir no me importaría dedicárselo a ella.

 

¿Cómo te organizas para escribir tus novelas? ¿Eres una autora de brújula o de mapa?

Soy una autora de mapa. Las novelas que escribo no podría desarrollarlas si no tuviera toda la trama entretejida desde el principio. Dejo los detalles o las partes más superfluas a la improvisación, pero la estructura y el guion casi completo están trazados de antemano para que todo encaje.

 

¿Qué estás leyendo ahora?

Acabo de terminar Todo el bien y todo el mal, de Care Santos y estoy ahora en las primeras páginas de Cosas que nunca dijimos, de Nick Alexander.

 

Recomiéndanos un libro…

El ruiseñor, de Kristin Hannah.

 

¿Qué libro has releído más veces?

No suelo releer ningún libro de ficción. Si me dejó un buen sabor de boca, no quiero enturbiarlo. A veces, el momento vital en que se lee una novela influye demasiado en la impresión que esta nos deja y no quiero correr el riesgo de llevarme una decepción en la segunda lectura. Si no me gustó, obviamente no lo releo.

 

¿Qué te hace abandonar una novela?

Una mala narrativa, una trama demasiado previsible o plagada de clichés, o una historia que siento superficial y que no me aporta nada.

Premio literario amazon 2018

¿Cuáles son tus autores favoritos?

Me quedo con los más actuales, porque son los que más me aportan de cara a mi escritura. Víctor del Árbol, por su realismo y sus reflexiones; Care Santos y Elia Barceló, por su narrativa tan deliciosa; Alejandro Palomas, por su tacto y su sensibilidad; Tony Hill, por su estilo impecable y directo; Mikel Alvira, por su ingenio y su originalidad; Khaled Hosseini, por las historias tan emotivas como bien ambientadas que cuenta; Kristin Hannah, por esa forma tan medida de contar historias de gran crudeza; Pere Cervantes, por atreverse a innovar en la novela negra y engancharme por ello… Podría seguir, pero no es cuestión.

 

¿Tienes más aficiones además de la literatura? ¿Nos podrías hablar un poco de ellas?

Como te he dicho antes, la música es una de ellas. No puedo vivir sin música, me acompaña a casi todas partes y en casi todo momento.

Otras que ahora practico menos, pero que se han cobrado muchas horas a lo largo de mi vida, han sido la decoración y el bricolaje. Quizá esté feo que yo lo diga, pero soy una auténtica manitas 😀

Aquello que fuimos de Pilar Muñoz Álamo

Hablemos ahora de tu novela, Aquello que fuimos:

¿De dónde surgió la idea de escribir esta novela?

Todos sabemos que las consecuencias de nuestras decisiones nos pueden marcar el futuro, que pueden voltear nuestra vida de manera radical, pero solo parecemos sopesarlo con respecto a las decisiones que consideramos importantes, de cierta envergadura. Un día me detuve a pensar si las pequeñas decisiones, las más rutinarias, las intrascendentes podrían tener esa misma facultad, ese mismo poder de hacer virar nuestro rumbo, y deduje que sí, con el agravante de que, en tales casos, al ser algo inesperado, afrontar lo que nos sobreviene resulta mucho más difícil.

De igual forma, también me paré a pensar cómo podemos cambiar radicalmente de actitud, de comportamiento e incluso de pensamiento cuando dichas consecuencias nos ponen contra las cuerdas, cuando estas nos sitúan bajo circunstancias extremas. Convertirse en víctima o verdugo es entonces muy factible; hacerle daño a los demás —incluso a quienes amamos— puede resultar inevitable, por mucho que nos hayamos repetido hasta la saciedad que nosotros jamás actuaríamos de tal o cual manera.

Todo ese cúmulo de pensamientos y de reflexiones quise transmitirlos construyendo una historia de ficción que los reflejara fielmente.

 

¿Cómo te organizaste para escribirla?

En un principio, solo abordé uno de los dos hilos argumentales que entretejen la novela, pero después de haber escrito unos cuatro o cinco capítulos, me parecía que quedaba coja, porque abordaba determinadas cuestiones bajo un solo punto de vista y a mí me gusta ponerle al lector todas las cartas sobre la mesa para que pueda establecer consigo mismo un verdadero debate. Así es que hice un alto de unas cuantas semanas y planifiqué un segundo hilo, reestructurando por completo la trama para que todo enlazara. Cuando tuve hecha la planificación completa de toda la novela, del perfil psicológico de los personajes, de los giros sorpresivos del argumento y de la manera en que haría encajar, poco a poco, todas las piezas de un puzle que al comienzo aparece deshecho, entonces me senté a escribirla. A partir de ahí, arañé tiempo de aquí y de allá y porteé, de un lado a otro, el pen y la carpeta con toda la documentación de la novela para asaltar también cualquier espacio hasta ponerle fin.

 

¿Tiene alguna historia real detrás? ¿Es muy diferente de la que acabas explicando en tu novela?

No tiene una historia con nombre y apellidos concretos que yo conozca de primera mano, pero sí que tiene una historia real, la de tantas y tantas personas que, en nuestra sociedad, se ven afectadas por situaciones y experiencias similares a las que viven las protagonistas. Lamentablemente, los hechos que yo cuento no son ficción, forman parte de una cruda realidad, aunque en este caso esa realidad haya sido ficcionada.

 

¿Qué fue lo más complicado de la escritura de Aquello que fuimos?

Trazar de manera acertada el perfil psicológico de los personajes y su evolución —mental, conductual y de pensamiento— para que fueran perfectamente reales y acordes con las experiencias y vivencias por las que pasan en la novela. Tenían que ser veraces, además de verosímiles dentro de la trama.

Encajar todos los elementos de ambos hilos argumentales y sorprender al lector con unos cuantos giros tampoco resultó fácil.

 

¿Te llevó mucho tiempo escribirla?

Un año y medio, aproximadamente, el primer borrador. A ese tiempo, se le sumó otro año de revisiones, correcciones, matices y retoques, de fondo y de forma, hasta dejarla lista.

 

Para los que no conocen tu novela, ¿qué destacarías de ella? ¿Por qué el lector debería elegirla?

Yo destacaría en ella la combinación de tres elementos: reflexión, emoción e intriga. Siempre intento plantear uno o dos temas de fondo que inviten al lector a pensar, a debatir consigo mismo sin influenciarlo; mantengo muy presentes los sentimientos y las emociones, porque me gusta remover al lector, tocarlo en lo más profundo; pero no pierdo nunca de vista que la literatura también es entretenimiento y que, cuando leemos, buscamos que la historia nos enganche, y esa intriga también está presente en la trama desde el principio hasta el final.

Creo que es una lectura ideal para quienes buscan implicarse en una historia, jugar un papel activo y no pasivo, alzar la voz en determinados pasajes o dejarse llevar en otros hasta reír o llorar. Para quienes gustan de historias entrañables que, aunque siendo realistas y, a veces, hasta un tanto crudas, no descuidan ese halo de esperanza que nos deja siempre un buen sabor de boca al terminar.

 

¿Cómo ha sido la experiencia de participar en el concurso de Amazon?

Muy positiva, como en el año anterior; aunque puedo decir que, para mi sorpresa, la experiencia de este año ha sido distinta, quizá porque la novela también lo era. De cualquier forma, ha sido muy enriquecedora. Y con final feliz. Muy feliz 🙂

 

¿Qué crees que hizo que tu novela resultara ganadora?

Fernando Gamboa, escritor y miembro del jurado, calificó a Aquello que fuimos como «una novela profunda y emotiva, muy bien pensada y elegantemente escrita». Supongo, por tanto, que han valorado la trama, el cariz de la historia y el estilo narrativo.

 

Y ahora hablemos del futuro:

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Nos puedes contar algo sobre él?

De momento no. Estoy en un proceso de standby, madurando una trama que me ronda la mente desde hace mucho tiempo, pero que no quiero forzar, porque sé que cuando esté lista para crecer fluirá por sí sola. Así es que no me cuesta esperar; sé por experiencia que el resultado final es mejor cuando no espero sentada ante el papel (o el ordenador).

 

¿Cuáles son tus proyectos literarios para los próximos doce meses?

Participo en una antología de relatos que verá la luz en breve, y sigo, de momento, a merced (y volcada) de la nueva andadura editorial que emprenderá Aquello que fuimos con Amazon Publishing, todo ello con independencia de la promoción que sigo haciendo de la novela como autoeditada y como fruto de lo que me ha proporcionado el Premio Literario 2018.

Lo que pueda venir, de manera adicional, a partir de este momento —tanto en novela como en relato— lo desconozco. Estoy abierta a todo, cualquier cosa puede pasar. Y créeme si te digo que prefiero dejarme llevar por impulsos literarios, sin expectativas, sin propósitos, sin imposiciones de tipo alguno. Vivir el momento, como suele decirse.

 

¿Qué consejos darías a los escritores noveles que desean que sus novelas sean publicadas?

Preferiría que les aconsejaran aquellos escritores que sí han sido publicados por editoriales, porque en ese sentido, poca luz les puedo aportar. No obstante, creo que hay ciertas consignas que todos deberían tener en cuenta, tanto si aspiran a ser publicados como a autopublicarse: aprender lo más posible, ser constantes, autoexigentes, pacientes, dispuestos a aceptar las críticas constructivas que permiten mejorar y no dudar en corregir y hasta borrar, una y mil veces, lo que sea necesario para conseguir una obra digna de ser puesta a disposición de los lectores. Tener presente que no solo hay que aprender a novelar, sino también a escribir, literariamente hablando, y eso conlleva dedicación y tiempo, mucho tiempo.

 

Para acabar, si quieres decir algo a los lectores de esta entrevista las siguientes líneas son todas tuyas.

Quiero daros las gracias por haber llegado leyendo hasta aquí, porque eso denota un interés hacia mí o hacia mi novela que agradezco de corazón. Y os animo a acercaros a mis letras si no lo habéis hecho ya. Porque… ¿quién sabe? Igual hasta consigo emocionaros 😉

 

Muchas gracias, Pilar, y mucha suerte con Aquello que fuimos y el resto de tus proyectos presentes y futuros.

Gracias a ti, por tu tiempo y por cederme un espacio en tu blog para poder acercarme a tus lectores.

 

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. Carmen dice:

    Es una historia muy bonita y, a la vez, dura, pero con el sabor de las historias que hablan de gente, de consecuencias y de encuentros. Me encantó. Muy recomendable

  2. Francisco dice:

    Muy buena entrevista. Para mi, Aquello que fuimos es una novela redonda. Y se nota en ella una gran evolución en la narrativa de Pular Muñoz. Nesos.

  3. Rosa dice:

    ¡Muy interesante! Conocía el libro porque ganar el concurso le ha dado bastante visibilidad, pero aún no se me ha puesto a tiro para leerlo. Tantos libros y tan poco tiempo…
    ¡Besos!

  4. Rmaria Camacho dice:

    Se ve una histoira muy bonita.

  5. Rmaria Camacho dice:

    Se ve una historia muy bonita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: