ENTREVISTA A CRISTIAN PERFUMO, AUTOR DE EL COLECCIONISTA DE FLECHAS (@CristianPerfumo)

¡Hola a todos!

Hoy quiero compartir con vosotros la entrevista que hace poco realicé a Cristian Perfumo, un autor que sigo desde hace años y que recomiendo que leáis en cuanto podáis. 
Hace unas semanas Cristian Perfumo ha publicado una novela: El coleccionista de flechas, aquí abajo os dejo su sinopsis:

La calma de un pueblo patagónico se rompe cuando uno de sus vecinos aparece muerto y torturado en su sofá.

Para Laura Badía, experta en criminología, este es el caso de su vida. Además de la brutalidad del homicidio, de la casa de la víctima faltan trece puntas de flecha talladas hace miles de años por el pueblo tehuelche. La colección, de la que todos hablan pero casi nadie ha visto, contiene la respuesta a uno de los misterios arqueológicos más importantes de nuestra época. Su valor científico es incalculable. Su precio en el mercado negro, también.



Ayudada por un arqueólogo, Laura se verá arrastrada en una peligrosa búsqueda que la llevará del famoso glaciar Perito Moreno a los rincones más remotos y menos visitados de la Patagonia.



Aquí os dejo los enlaces donde podéis conseguir El coleccionista de flechas:
Si prefieres poner los enlaces directos a Amazon, aquí te los dejo:

Amazon ESP: 
Aquí os dejo también el enlace a la web del autor, donde podréis encontrar los primeros capítulos: 

Y ahora os dejo con su entrevista: 

Hola Cristian, antes de comenzar con la
entrevista, además de agradecerte tu amabilidad por colaborar con mi blog, me
gustaría que nos hablaras un poco sobre ti. ¿Quién es Cristian Perfumo?

En primer lugar,
gracias a vos por darme la oportunidad de estar en este blog, que es uno de mis
favoritos. En cuanto a mí, soy un escritor de novelas de misterio y aventuras
ambientadas en la Patagonia. La mayoría de lo que escribo sucede allí, porque
es donde me crié y porque es un lugar tan remoto y bonito que se presta para
muchísimas historias.

¿Cuándo supiste que querías ser escritor?
La verdad, después de
publicar mi primera novela. La escribí como una especie de experimento, sin
tener muy claro qué objetivo tenía con ella, y mientras lo hacía en ningún
momento pensé en convertirme en escritor. Pero cuando vio la luz y empezó a
ganar lectores, a agotar ediciones y se tradujo al inglés pensé “ojo, a lo
mejor sirvo para esto”.

¿Qué fue lo primero que escribiste? ¿A qué edad
lo hiciste?
Lo primero que escribí
de lo que tengo memoria fue una poesía dedicada al “Truco”, el juego de cartas
por excelencia en la Argentina. Es parecido al Mus. Como para jugar bien hay
que saber mentir, mi poema hablaba de eso. Supongo que tendría 10 u 11 años
cuando la escribí. ¡Y no sabés lo orgulloso que estaba cuando la publicaron en
el diario de mi pueblo!
¿Tiene tu vida profesional relación directa con
tu faceta como escritor?
Ahora sí. Antes no
porque me dedicaba a la investigación científica, pero hace un tiempo fundé
Ebrolis (www.ebrolis.com), una
empresa donde nos ayudamos a los autores a encontrar sus lectores ideales. Así
que ahora estoy en contacto con el mundillo a diario.

¿Cómo te formaste como escritor?
Leyendo mucho y
escribiendo mucho, que creo que son los dos ejercicios fundamentales. También
estudié muchos manuales de escritura, narrativa y ese tipo de cosas. Pero nunca
fui a un curso de escritura por ejemplo (aunque me gustaría). Otra manera en la
que se aprende muchísimo es criticando manuscritos de otros escritores. Siempre
es más fácil ver la paja en el ojo ajeno.
¿Tienes alguna manía al ponerte a escribir?
No, por suerte no. Creo
que mientras más manías tiene un escritor, más difícil es sentarse a escribir.
Yo no necesito un café en una taza especial, o estar en cierto lugar de mi casa
ni nada de eso. Mi única rutina es sentarme, desconectar internet y empezar a
escribir.
¿Prefieres algún lugar o momento a lo largo del
día para escribir?
Sí, prefiero que sea un
lugar tranquilo y suelo escribir durante la mañana, que es cuando tengo más
energía. Intento que no sea en mi casa porque entonces suele haber más
distracciones. Suelo ir mucho a bibliotecas y a veces también a bares.

Antes de iniciar una novela, ¿la planificas
mucho o te dejas llevar por la inspiración?
Intento planificarla al
máximo. Lo que sucede es que cuando tengo el plan listo y comienzo a escribir,
se me ocurren ideas mejores que requieren cambiar ciertos aspectos de la trama,
personajes, etc. Te diría que cuando termino una novela, tiene una similitud de
un 70% al plan original.
¿Eres una escritor de las que escriben a mano o
te decantas por las nuevas tecnologías?
Soy completamente de
teclas. Alguna vez escribí a mano, pero más que nada fue por no tener otra cosa
con que hacerlo. La tecnología es mi fuerte así que intento adoptarla siempre
que me sea beneficiosa. Por ejemplo, hay varios capítulos de mi novela
anterior, «Cazador de farsantes», que no estrictamente hablando no escribí sino
que dicté a mi teléfono. El trabajo de edición de esos capítulos creo que fue
más arduo que si los hubiera tenido que teclear desde cero.

¿Cómo es un día en la vida de una escritor como
tú?
Me levanto y le dedico
dos o tres horas a la escritura. Luego me pongo el traje de fundador de Ebrolis
y el resto de mi día laboral transcurre ayudando a otros autores.
¿Eres aficionado a la lectura?¿Le dedicas muchas
horas a lo largo del día?
Me encanta leer. Leo
aproximadamente una hora por día.
¿Qué tipo de literatura te gusta leer?
Hasta hace poco tiempo
leía sobre todo misterio y thriller, que es el género en el que escribo. Un
grande del género que descubrí hace poco es el francés Pierre Lemaitre, por
ejemplo.

Últimamente también estoy explorando cosas nuevas, haciendo un
esfuerzo por leer historias que normalmente no leería. Fantasía, por ejemplo,
(me encantó “El nombre del viento” y la secuela “El temor de un hombre
sabio”).


¿Eres lector de libros de papel o también lees
ebooks?

Exactamente mitad y
mitad.

¿Cuál es tu autor favorito? ¿Nos podrías
recomendar una obra de él?
Uno de mis autores
favoritos es Arturo Pérez-Reverte. Y de él recomiendo «La carta esférica», que
es un libro que me inspiró mucho mientras escribía «El secreto sumergido». Otro
libro que estoy recomendando muchísimo últimamente es «La noche de la usina» de
Eduardo Sacheri.
¿Recuerdas algún libro de tu infancia con
especial cariño? ¿Cuál es? ¿Por qué le tienes especial cariño?
Creo que no voy a ser
nada original aquí, pero los «Elige tu propia aventura» eran mis favoritos. Hoy
mismo veo un libro de esos y me trae unas imágenes preciosas de mi infancia en
la Patagonia. Recuerdo ir a la biblioteca aunque hubiera muchísimo viento para
devolver uno y poder llevarme otro.
¿Qué estás leyendo ahora?
Hoy empecé “El
paciente” de Juan Gómez-Jurado.


¿Si tuvieras que recomendar una novela cuál
sería?
Como te comenté antes, últimamente recomiendo
mucho «La noche de la usina» de Eduardo
Sacheri.
¿Qué autores clásicos y contemporáneos te han
influenciado como escritor?

Creo que todo lo que
leemos, vivimos y sentimos nos influencia de alguna manera. En cuanto a autores
que me han marcado particularmente, sin duda Conan Doyle. También Pérez-Reverte.

¿Hay algo que haya influido en tu manera de
escribir como la música, el cine, alguna vivencia, tus raíces…?


Creo que el paisaje de
mi infancia y adolescencia es lo que más se nota en mis novelas. Lugares
aislados, fríos, con muchísimo viento. Así es la Patagonia y así son los
escenarios de lo que escribo.

¿Tienes más aficiones además de la literatura?
¿Nos podrías hablar un poco de ellas?

Me encanta la
naturaleza. Hacer senderismo e ir de camping son mis actividades favoritas.
También me gusta mucho trabajar la tierra. Antes, cuando vivía en Australia,
tenía un huerto y hasta dos gallinas. Ahora, en Barcelona, esa afición se
complica un poquito más.

¿Crees que Internet y las nuevas tecnologías ha
cambiado al lector actual? ¿Por qué?


No lo sé a ciencia
cierta. Por un lado parece que nuestro período de atención es cada vez más
corto, ¿no? Comparado con diez años atrás, creo que hoy en día es más difícil
que alguien se siente a leer algo que tenga más de 140 caracteres. Pero por
otro lado, la tecnología permite unir a autores con lectores sin importar en
qué parte del mundo están. Por ejemplo, cuando yo vivía en Australia el Kindle
era mi mejor amigo a la hora de encontrar libros en castellano. ¡Y los podía
comprar y empezar a leer cuando yo quería! Algo de lo que estoy seguro es que
lo lectores, tanto en papel como en digital, están cada vez más acostumbrados a
la inmediatez.

Hablemos ahora sobre tu novela, El coleccionista de flechas:

¿De dónde surgió la idea de escribir esta
novela?


Me gusta que mis
historias muestren aspectos de la Patagonia que no son necesariamente conocidos
por la gente que no es de allí. Y creo que uno de ellos es la afición que se
tuvo (mayormente durante el siglo XX) de coleccionar puntas de flechas y otros
elementos de piedra tallados por los tehuelches, el pueblo originario de la
zona.
Hay cierta gente que
tiene colecciones verdaderamente impresionantes. Hace unos años, unos vecinos
de mis padres me invitaron a su casa y me mostraron un garaje completamente
lleno de estos objetos. ¡Hasta estaban pensando en crear un museo!
Estas colecciones
evidentemente son muy controvertidas. Cualquier arqueólogo te dirá que cuando uno
levanta una punta de flecha del campo y se la lleva a su casa, la pieza pierde
muchísimo de su valor arqueológico. Ya no se sabe en qué posición estaba, qué
otros objetos la acompañaban. Y esta información es oro en polvo para un
arqueólogo.
Este conflicto entre
arqueólogos y coleccionistas me pareció un excelente punto de partida.

¿Cómo te organizaste para escribirla?

Investigando, leyendo
muchísimo sobre el tema y hablando con arqueólogos y expertos en
criminalística. Me gusta que mis novelas tengan la mayor cantidad de datos
reales posible. Eso sí, nunca incorporo datos que, por más verídicos que sean,
perjudiquen el desarrollo de la trama. Para mí, la historia siempre va por
encima de todo lo demás.
En cuando al proceso de
escritura en sí, no fue muy diferente al resto. Empecé con una sinopsis y una
ficha para cada uno de los personajes principales. Una vez que tuve claro hacia
dónde quería que fuera la historia, entonces sí me puse con el manuscrito.


¿Tiene alguna historia real detrás? ¿Es muy
diferente de la que acabas explicando en tu novela?


La historia en sí es
completamente ficticia, pero tiene elementos muy reales. El primer capítulo del
libro, por ejemplo, es en su mayoría real. Luego, los lugares existen todos (de
hecho estoy planeando escribir un post en mi blog con las coordenadas en Google
Maps de muchos de ellos). Los personajes son todos ficticios, aunque Laura
Badía, la protagonista, está inspirada en una muy buena amiga mía que es
criminóloga en la Patagonia.

¿Qué fue lo más complicado de la escritura de El coleccionista de flechas?

Por cuestiones de
trabajo, tuve una interrupción de casi un año en la escritura. Retomar la
historia después de tanto tiempo fue duro.

¿Tenías claro desde el principio cómo la
escribirías?


Sí. Como te comenté
antes, siempre empiezo con un plan. El resultado se parece en un 70% a ese
plan.

¿Cómo fue ese momento de ponerte a escribir la
primera frase de la novela?


La primera frase es
esta:
«—Acá, mirá. Apuntale
directo al corazón —le dije a Manuel—. Que el disparo le entre justo al lado
del esternón.»
Escribirla fue muy
fácil porque, palabras más palabras menos, esta frase es uno de esos elementos
reales de los que te hablaba antes.
¿Te llevó mucho tiempo escribirla?

En total, un poco más
de un año, pero tuve un año sin poder trabajar en ella, así que de principio a
fin fueron dos.
Para los que no conocen tu novela, ¿qué destacarías
de ella? ¿por qué el lector debería elegirla
?

Creo que el escenario
(la Patagonia) es algo que hace únicas a todas mis novelas. También todas ellas
están escritas con un lenguaje sencillo y un ritmo muy rápido. Evidentemente
hay mucha gente a la que no le gusta lo que escribo, pero pocos podrán decir
que es lento o aburrido.
Con respecto a «El
coleccionista de flechas» en particular, creo que la resolución del misterio
tiene algo único, que yo no he visto en otras novelas. Es prácticamente
imposible adivinar el final, por razones que evidentemente no puedo contar.
Respecto a la promoción de tu novela ¿qué haces
para que el lector la conozca?


Tengo una lista de
correo donde comparto mis aventuras como escritor con mis lectores (cualquiera
puede darse de alta en la lista desde mi página web www.cristianperfumo.com).
Con ellos siempre doy el puntapié inicial. También intento charlar con blogueros,
como vos, y publico alguna cosa en las redes sociales, aunque no soy muy devoto
a ellas. Además, evidentemente promocionaré el libro con Ebrolis.
Y ahora hablemos del futuro:

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Nos
puedes contar algo sobre él?
Se está gestando algo
nuevo a lo que por ahora le estoy dando forma de cuento. Cuando lo termine se
lo mandaré a los lectores de mi lista de correo, a ver qué les parece. Gira en
torno a la pregunta de por qué nos deshacemos de nuestros muertos de la manera
que lo hacemos. ¿Por qué los enterramos o los cremamos? ¿No hay otra forma
mejor?
Por otra parte, ya
tengo un personaje para mi siguiente novela. No sé de qué se tratará, pero ya
tengo al protagonista. Tiene que ver con una de mis aficiones que te mencioné
antes.

¿Qué consejos darías a los escritores noveles
que desean que sus novelas sean publicadas?
Que no esperen el
permiso ni la validación de nadie. Que escriban solo si realmente esa es su
pasión. Hacerlo por cualquier otro motivo es un camino seguro hacia un disgusto
grande.
Para acabar, si quieres decir algo a los
lectores de esta entrevista las siguientes líneas son todas tuyas.
Quiero agradecerte por
darme este espacio y agradecer a tus seguidores por leer esta entrevista. Y
para aquellos a los que les haya picado la curiosidad y estén pensando en leer
alguna de mis novelas, los invito a que me escriban para comentarme qué les
pareció. Me encanta tener un contacto directo con mis lectores y siempre me
pone feliz recibir un mensaje de ellos.
Muchas gracias, Cristian, y mucha suerte con El coleccionista de flechas y tus
proyectos futuros.
¡Igualmente!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: