ENTREVISTA EDUARDO VERDÚ, AUTOR DE TODO LO QUE GANAMOS CUANDO LO PERDIMOS TODO (@EduardoVerdu @megustaleer)

¡Hola a todos!

Como es habitual, un lunes más estoy aquí con una nueva entrevista. En esta ocasión, he entrevistado a Eduardo Verdú, que acaba de publicar: Todo lo que ganamos cuando lo perdimos todo, novela que ha publicado Plaza & Janés hace muy poquito.

Esta es su sinopsis:

En 1979 el aclamado futbolista Lutz Eigendorf lo abandona todo, a su mujer, Gabi, a su hija de dos años, Sandy, su trabajo y su patria, la Alemania comunista, en busca de libertad. La huida de la estrella del Dynamo de Berlín supone un duro golpe para el sistema socialista y para Erich Mielke, presidente del equipo y, además, jefe de la Stasi, el servicio de inteligencia. El jugador intenta reunir a su familia al oeste del muro, pero Gabi y Sandy no pueden respirar sin que lo sepa el servicio secreto más eficaz del mundo, que las somete a interminables interrogatorios y a un férreo acoso.

¿Sabía Eigendorf que con su fuga ponía en riesgo su vida y condenaba la de su familia?

Gabi, aunque se debate entre el amor y el odio a su marido, no deja de escribirle cartas que él nunca recibe y que ella a veces ni siquiera envía. Mientras tanto, Eigendorf lucha por triunfar en el fútbol occidental y por lograr el sueño irrenunciable de ser feliz con su mujer y su hija en occidente.

Esta es la apasionante peripecia de un hombre que firmó su sentencia de muerte con la intención de no cumplirla.

Aquí os dejo el enlace para que podáis empezar a leer Todo lo que ganamos cuando lo perdimos todo.

Y ahora os dejo con la entrevista:

Hola, Eduardo, antes de comenzar con la entrevista, además de agradecerte tu amabilidad por colaborar con mi blog, me gustaría que nos hablaras un poco sobre ti.

¿Quién es Eduardo Verdú?

Es un tipo con la vanidosa voluntad de que le lean.

¿Cuándo supiste que querías ser escritor?

Lo supe desde pequeño. Mi padre es escritor y periodista y crecí en una casa repleta de libros y contagiado de la pasión por la escritura. Además, en seguida comprobé que no se me daba mal.

 

¿Qué fue lo primero que escribiste? ¿A qué edad lo hiciste?

Comencé escribiendo diarios cuando tenía ocho o nueve años. Mi padre siempre me animó a escribir, a desarrollar el ejercicio de narrar. Mi primer libro publicado es un diario que escribí durante un año en Boston estudiando 3º de B.U.P. Tenía 16 años.

 

¿Tiene tu vida profesional relación directa con tu faceta como escritor?

Sí. Soy periodista, y aunque mi vida profesional se ha desarrollado en la televisión, siempre he escrito los textos de mis vídeos que, al fin y al cabo, es una forma de contar historias. Esta última novela, además, al estar basada en hechos reales, requirió una profunda labor de documentación, una tarea periodística que he disfrutado mucho.

 

¿Cómo te formaste como escritor?

Leyendo, escribiendo y escuchando consejos de los mejores escritores de los que me pude rodear. Fijándome en cómo lo hacían otros autores, a veces copiando deliberadamente, intentando ser ellos, hasta que encuentras tu propia voz.

 

¿Tienes alguna manía al ponerte a escribir?

Darle una chuchería a mi perra para que no me moleste cuando arranco.

 

¿Prefieres algún lugar o momento a lo largo del día para escribir?

Me gusta escribir en mi casa. Nunca entendí a la gente que se concentraba más estudiando o trabajando en las bibliotecas o los Starbucks. Y prefiero las mañanas a las tardes. Nunca escribo por la noche.

 

Antes de iniciar una novela, ¿la planificas mucho o te dejas llevar por la inspiración?

He escrito unas siete u ocho novelas (de las cuales sólo he publicado dos) y he probado diferentes fórmulas. Ha funcionado mejor la programación. Cada vez estoy más convencido de que, al menos yo, necesito un esquema, saber más o menos qué va a pasar en cada capítulo, conocer cómo empieza y, desde luego, cómo acaba el libro. Luego, por supuesto, a medida que voy trazando la línea entre los puntos aparece la inspiración, surgen escenas, diálogos y hasta personajes no planeados. Pero cuantos más puntos tengas claros, mejor saldrá el dibujo final.

 

¿Eres un escritor de los que escriben a mano o te decantas por las nuevas tecnologías?

Escribo en el ordenador. Sin embargo, antes de hacerlo, mientras me documento; o durante la escritura, me gusta tomar notas a mano en un gran cuaderno.

 

¿Cómo es un día en la vida de un escritor como tú?

Escribir una novela, o un ensayo, requiere una disciplina. En las temporadas en las que tengo trabajo como periodista, aprovecho para escribir en las horas libres que me deja el empleo, y si puedo hacerlo todos los días, mejor. Cuando no tengo trabajo, me pongo el despertador y me levanto pronto para aprovechar el tiempo y las fuerzas.

 

¿Eres aficionado a la lectura?¿Le dedicas muchas horas a lo largo del día?

He de confesar que no soy un lector voraz. Y, además, si empiezo un libro y no me gusta, lo dejo. Hay muchísimas obras apasionantes ahí fuera para perder el tiempo con una que no te apasiona. Tampoco soy partidario de leer mientras estoy escribiendo un libro, no quiero que otra escritura interfiera en la mía.

 

¿Qué tipo de literatura te gusta leer?

Leo novela, ensayo y biografías. Pero en ninguno de esos géneros tengo una temática predilecta.

 

¿Eres lector de libros de papel o también lees ebooks?

Sólo leo en papel, por inercia, por costumbre, por gusto. Nunca he leído un ebook. Admito las ventajas del libro electrónico, pero nunca he tenido la necesitad de servirme de ninguna de ellas.

 

¿Cuál es tu autor favorito? ¿Nos podrías recomendar una obra de él?

No tengo un autor favorito. Aunque me guste un escritor, muchas veces, antes de leerme toda su obra, prefiero descubrir a otro nuevo que también pueda fascinarme. Pero siempre acabo volviendo a escritores como Julio Cortázar o Bukowski.

 

¿Recuerdas algún libro de tu infancia con especial cariño? ¿Cuál es? ¿Por qué le tienes especial cariño?

Recuerdo con especial cariño “El guardián entre el centeno”. Es un libro que crees que ha sido escrito para ti. Y eso no sucede con muchos. Es un libro que incita a leer y a escribir.

 

¿Qué estás leyendo ahora?

Ahora estoy leyendo muchos libros, ensayos y biografías relacionadas con mi próxima novela.

 

¿Si tuvieras que recomendar una novela cuál sería?

“La tía Julia y el escribidor” de Vargas Llosa.

 

¿Qué autores clásicos y contemporáneos te han influenciado como escritor?

Quizá he podido notar la influencia, consciente o no, de escritores como Raymond Carver, Richard Ford, Borges, Alessando Baricco, Bret Easton Ellis, Roberto Bolaño o Ray Loriga.

 

¿Hay algo que haya influido en tu manera de escribir como la música, el cine, alguna vivencia, tus raíces.?

Por supuesto. Nuestras vivencias siempre influyen en todo lo que hacemos. Sí he notado cómo las imágenes de las canciones, las emociones que te provocan, o los diálogos de las películas y su forma de dibujar a los personajes y las secuencias se cuelan en mis novelas. Creo, además, que mi última novela es especialmente cinematográfica.

 

¿Tienes más aficiones además de la literatura? ¿Nos podrías hablar un poco de ellas?

La música es la más acentuada. Compongo, toco la guitarra y canto en un grupo de rock llamado Los Flojos. La música, a parte de la literatura, es mi gran pasión.

 

¿Crees que Internet y las nuevas tecnologías ha cambiado al lector actual? ¿Por qué?

Desde luego. Internet y las nuevas tecnologías nos han acostumbrado, por un lado, a la inmediatez y a la interacción. Queremos consumir historias breves en forma de flash, de gif, de story. Con lo cual, cada vez parece más arduo adentrarte en una novela donde además no puedes intervenir en su desenlace, algo a lo que los videojuegos y las redes sociales, en general, nos han habituado.

 

Hablemos ahora sobre tu novela, Todo lo que ganamos cuando lo perdimos todo:

¿De dónde surgió la idea de escribir esta novela?

Hace cinco años, viajando en un tren de camino al funeral de un tío en Alicante, leí en el periódico una noticia sobre “El Beckenbauer del Este”. Se cumplían 30 años del caso de Lutz Eigendorf. A medida que me adentré en la noticia sentí la asfixia, la pasión, la culpa, la emoción, el miedo y la euforia de la vida del futbolista. Aquella existencia era una thriller de espías, era una historia de amor, de venganza y de lucha por la libertad. Era, claramente, una novela. Yo llevaba tiempo buscando una buena historia y en cuanto me topé con la peripecia de Eigendorf, comprendí que había dado con la novela ansiada.

 

¿Cómo te organizaste para escribirla?

Primero me documenté. Leí muchos libros y vi todas películas que pude relacionadas con la RDA y la Stasi. Rastreé por Internet los artículos y partidos de fútbol que pude encontrar en los que aparecía Lutz Eigendorf. Y viajé a Alemania a tomar localizaciones, visité bares, restaurantes, casas, museos, aeródromos, los lugares clave donde sucedió realmente la acción narrada en la novela.

 

¿Tiene alguna historia real detrás? ¿Es muy diferente de la que acabas explicando en tu novela?

La historia de Lutz Eigendorf es básicamente la que cuenta la novela. Prácticamente todo es verdad: lo que acontece, cuándo acontece, los actores, los resultados de los partidos y el desenlace final. Por supuesto, hay muchos detalles de su vida real que desconozco y tuve que inventar. Sabía cómo actuaron ciertas personas en ciertos momentos pero debí imaginar el porqué, meterme en el corazón y la cabeza de esos personajes y encontrar el motor de sus acciones.

 

¿Qué fue lo más complicado de la escritura de Todo lo que ganamos cuando lo perdimos todo?

Organizar toda la información compendiada y crear un esquema de capítulos antes de empezar a escribir. Luego, con pasión y disciplina, el libro va saliendo y te va llevando hasta el punto final.

 

¿Tenías claro desde el principio cómo escribirías la novela?

Sabía que no la escribiría en primera persona. Ya había escrito mi anterior novela desde ese punto de vista, incluso alguna otra más antigua que no se publicó. Ahora quería distanciarme un poco más de la historia y hacer un retrato global del escenario y los personajes.

 

¿Cómo fue ese momento de ponerte a escribir la primera frase de la novela?

No lo recuerdo especialmente. Quiero decir que no recuerdo cuáles fueron las primeras líneas. Siempre es emocionante empezar a escribir, es como lanzarse al agua para recorrer una gran travesía. Ese día supe que iniciaba un largo recorrido, que habría muchos folios y muchos cambios, muchos recortes y mucho reordenamiento. No me preocupé de que saliera bien el primer párrafo porque era consciente de que aguardaban años de trabajo.

 

¿Te llevó mucho tiempo escribirla?

Desde que leí en el periódico la noticia sobre Lutz Eigendorf hasta que se ha publicado el libro han pasado cinco años. Mucho de ese tiempo lo invertí en documentarme, algo que también he compaginado con la escritura. A medida que iba escribiendo paraba para averiguar, por ejemplo, que clase de árboles rodeaban el campo de entrenamiento del Dynamo de Berlín.

 

Para los que no conocen tu novela, ¿qué destacarías de ella? ¿por qué el lector debería elegirla?

Porque se encontrarán una historia de verdad. Hay literatura pero no hay engaño, hay fabulación pero no hay mentira. Creo que el lector sentirá la emoción, el sufrimiento, el miedo, la euforia, la culpa y el amor que sintieron primero los protagonistas reales y luego sus personajes novelados.

 

Respecto a la promoción de tu novela ¿qué haces para que el lector la conozca?

Lo fundamental es explicar la trama: en 1979 un jugador de la Alemania comunista, Lutz Eigendorf, aprovecha un partido amistoso al otro lado del muro para fugarse abandonando en Berlín a su mujer, Gabi, y a su hija de dos años, Sandy. Pero Erich Mielke, el jefe de la Stasi (el temido servicio de inteligencia de la RDA) era además el presidente del Dynamo de Berlín, el equipo donde jugaba Eigendorf. Así que Mielke siente la deserción de Lutz como una traición a la patria y a su corazón. Y jura que aquella fuga no va a quedar impune.

 

Y ahora hablemos del futuro:

 

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Nos puedes contar algo sobre él?

Sí, es una novela basada en la conexión entre varias conspiraciones y misterios ocurridos en Estados Unidos en los años sesenta.

 

¿Cuáles son tus proyectos literarios para el 2018?

De momento seguir trabajando en una nueva novela.

 

¿Qué consejos darías a los escritores noveles que desean que sus novelas sean publicadas?

Que intenten publicarlas, que las enseñen, que las muevan. Y que si son rechazadas, que no pierdan la fe en que la siguiente novela será mejor. Recuerdo que durante años acudí a Alfaguara con varias novelas y a todas me dijeron que no. Después de varias explicaciones piadosas, la conclusión siempre era la misma: que no eran lo suficientemente buenas. Pero cada vez que recibí una negativa la transformé en una motivación para superarme en el siguiente libro. “Te vas a enterar con la próxima novela” le decía en secreto a la editorial cuando salía del edificio con mi manuscrito bajo el brazo.

 

Para acabar, si quieres decir algo a los lectores de esta entrevista las siguientes líneas son todas tuyas.

Comprad mi novela y comenzad a leerla, y si no os gusta, siempre está Wallapop.

 

Muchas gracias, Eduardo, y mucha suerte con Todo lo que ganamos cuando lo perdimos todo y tus otros proyectos presentes y futuros.

 

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Margari dice:

    Pues no conocía al autor, así que gracias por esta estupenda entrevista. Me apunto bien su nombre y el título de esta novela, que me ha llamado la atención.
    Besotes!!!

  2. Rmaria Camacho dice:

    No lo conocía.. creo que me encantaría leerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: