Uncategorized

ENTREVISTA A MARC PASTOR, AUTOR DE FARISHTA (@DoctorMoriarty @CatedralBooks)

¡Hola a todos! Hace poco entrevisté a Marc Pastor, autor de Farishta, una gran novela de la que hace poco os hablé en el blog (aquí os dejo el enlace). Espero que os guste la entrevista, os dejo con ella: 
Hola Marc, antes de comenzar con la entrevista, además de agradecerte tu
amabilidad por colaborar con mi blog, me gustaría que nos hablaras un poco
sobre ti.
¿Quién es Marc Pastor?

Un tipo que está a punto de cumplir cuarenta años, casado con la mejor
chica del mundo y padre de un niño que rebosa carisma por los cuatro costados.
Y tiene un perro raro raro que se llama El Doctor.

A parte de eso, escribo, dibujo, leo y veo pelis y series y trabajo en la
policía científica de los Mossos d’Esquadra.

¿Cuándo supiste que querías ser escritor?

Cuando leía a Stephen King, de pequeño, y sentí una envidia tremenda que
ese individuo pudiera hacerme sentir miedo desde miles de kilómetros de
distancia con solo usar las palabras. Yo quería hacer eso. ¡Quería asustar!
¡Conmover! ¡Divertir! Y quería hacerlo escribiendo. También quería ser payaso y
detective, objetivos que en cierta manera también he cumplido.
¿Qué fue lo primero que escribiste? ¿A qué edad lo hiciste?

Un guión para una peli que iba a ganar todos los Óscar del mundo, llamada
Clockers. Era una copia trilladísima de Critters, pero ambientada en mi
colegio. Todos mis compañeros y yo nos enfrentábamos a una invasión
extraterrestre en el cole. Ríete tú de Stranger Things. Nos faltó presupuesto,
constancia y medios para rodarla. Era un avanzado a mi tiempo.
¿Tiene tu vida profesional relación directa con tu faceta como escritor?

Evidentemente. A menudo vivo situaciones extremas que la gente solo pasa
una vez en la vida. Eso me permite ser un espectador de lujo. Luego solo tengo
que filtrar y mezclar estas experiencias para escribirlas.
¿Cómo te formaste como escritor?

Soy autodidacta. Leo y me fijo en cómo el autor me está explicando la
historia. Es como el código de Matrix, que una vez te acostumbras ya todo son
numeritos verdes cayendo por la pantalla. Siempre me fijo en las técnicas, en
los trucos, en cómo resolver situaciones, en cómo conducir diálogos…
¿Tienes alguna manía al ponerte a escribir?

Necesito estar solo y que haya luz del día.
¿Prefieres algún lugar o momento a lo largo del día para escribir?

Por la mañana, sin duda. A partir de las once, una vez he desayunado,
llevado el niño al cole, paseado el perro, procastinado un rato…
Lo malo es que a las 11:30 ya me tengo que preparar la comida antes de ir
a currar.
Antes de iniciar una novela, ¿la planificas mucho o te dejas llevar por
la inspiración?


Normalmente soy de planificar bastante. No al dedillo, pero sí necesito
saber dónde empiezo y dónde me va a llevar, así como los puntos de inflexión
que la historia necesita.

¿Eres una escritor de las que escriben a mano o te decantas por las
nuevas tecnologías?


Me gustaría mucho escribir a mano. Todo el mundo me habla de los
beneficios de escribir a mano.
Yo, si no es mediante teclado, no sé escribir. No sale igual. No fluye
igual.
¿Cómo es un día en la vida de una escritor como tú?

Como la de todo el mundo. Niño en el cole, compra en el mercado, paseo de
perro, visita al banco, gestiones varias, lavavajillas, un rato de escritura,
almorzar, un rato de lectura, una siestecita, ir a trabajar a comisaría,
volver, cenar con mi mujer, dormirnos en el sofá viendo una serie, leer hasta
tarde.

¿Eres aficionado a la lectura?¿Le dedicas muchas horas a lo largo del
día?


Leo siempre que puedo. Siempre, siempre, llevo almenos un
libro encima. Nunca se sabe cuándo te harán esperar. A veces, deseo que me
hagan esperar para poder leer. Y leo mucho paseando a mi perro. Él va tan
contento, pizpireto, arriba y abajo, y yo le acompaño enfrascado en un libro.
¿Qué tipo de literatura te gusta leer?

Casi no leo poesía. Salvo esto, leo de casi todo. Sobretodo género
(fantástico, ciencia-ficción, negra, terror, aventuras…) pero también cualquier
otro tipo de novela más “literaria”, si quieres llamarlo así. Y algunos
ensayos, de temas que me interesen, aunque no es el tipo de lectura que más me
interese. Y cómics, muchos cómics. Leo cómics cada día.
¿Eres lector de libros de papel o también lees ebooks?

Prefiero el papel. Para viajar, por cuestión de peso y salud, llevo
ebook, pero no es lo mismo. No lo disfruto igual.

¿Cuál es tu autor favorito? ¿Nos podrías recomendar una obra de él?

¿Autor favorito? ¿Se puede tener un solo autor favorito?
Supongo que si me das a elegir, me quedo con Richard
Matheson y su magistral “Soy leyenda”.
¿Recuerdas algún libro de tu infancia con especial cariño? ¿Cuál es? ¿Por
qué le tienes especial cariño?


“L’aventura sideral del Rei Titó”, d’Enric Larreula. En la que un rey
enano viajaba por el espacio. Tengo la imagen de la cubierta grabada a fuego en
mi mente. Y el lema que había en el cabezal de la cama del rey: “Com més alt,
més animal” (Cuanto más alto, más bruto)
¿Qué estás leyendo ahora?

Estoy terminando “El cuento de la criada” de Margaret Atwood. Y luego
veré la adaptación televisiva, que me han recomendado mucho.
¿Si tuvieras que recomendar una novela cuál sería?

¿Así a bote pronto? Puede Calle de los Ladrones de Mathias Enard, que nos
ayuda a entender un poco más el fenómeno del a radicalización islamista.

¿Qué autores clásicos y contemporáneos te han influenciado como escritor?

Todos. Hasta los malos. Yo aprendo con la Odisea de Homero y con las
novelas de Dragonlance.
Quizá uno de los que me dio el empujón definitivo a “yo también puedo y
quiero hacer esto” fue Juan Eslava Galán.
Aunque recuerdo que en el instituto me fascinó Pío Baroja, también.

¿Hay algo que haya influido en tu manera de escribir como la música, el
cine, alguna vivencia, tus raíces…?


De nuevo: todo. Me defino como culturalmente disperso. Una ópera, un
partido de futbol, un videojuego, una fotografía: cualquier manifestación
cultural es influencia directa y sin tapujos para escribir mis novelas.
¿Tienes más aficiones además de la literatura? ¿Nos podrías hablar un
poco de ellas?


Supongo que la principal es dibujar, que es algo que me apasiona desde
pequeño. Me arrepiento de no haber estudiado más dibujo cuando tuve la ocasión,
porque mi técnica es muy limitada y no creo que haya mejorado en los últimos
veinte años, a pesar que intento hacer cosas nuevas siempre.
También pinto miniaturas para relajarme (minaturas que luego uso en
juegos de mesa, que me apasionan).
Y practico jodo, un arte marcial que también me ayuda a desconectar
bastante y desestresarme.
¿Crees que Internet y las nuevas tecnologías ha cambiado al lector
actual? ¿Por qué?


Sí, claro. Te hacen menos constante como lector. Tienes más estímulos que
atender, y eso te priva no solo de tiempo de lectura sino de profundidad de
concentración en ella.
Pero creo que también nos han vuelto más exigente y críticos, como
lectores. Y eso es positivo.
Hablemos ahora sobre tu novela, Farishta:
¿De dónde surgió la idea de escribir esta novela?

Quería escribir un cuento sobre una chica a la que una organización
contrata para ir a la Polinesia para tener cuidado de media docena de famílias
que han decidido aislarse del mundo.
Yo estaba en pleno proceso de adopción y quería hablar de la búsqueda de
la identidad. Mi mujer y mi agente mi dijeron que la historia daba para novela,
así que decidí incluir muchos más temas, entre ellos el más importante: el
pánico a convertirse en padre y el miedo a no saber ser un buen hijo.
¿Cómo te organizaste para escribirla?

Como todas: me hago una estructura básica y a partir de ahí voy
escaletando. A medidad que escribo, esta escaleta puede modificarse, alargarse,
recortarse, virar… pero se mantiene más o menos fiel a mi idea inicial.
¿Tiene alguna historia real detrás? ¿Es muy diferente de la que acabas
explicando en tu novela?


Salvo mi experiencia como padre adoptante, la novela es pura y
sencillamente producto de mi imaginación. Me baso en cosas que he vivido yo o
gente de mi entorno, como cualquier escritor, pero no hay una vivencia en
especial que haya querido transmitir más allá de nuestro viaje a Madagascar en
búsqueda de nuestro hijo.
¿Qué fue lo más complicado de la escritura de Farishta?

¡Buscar tiempo para escribirla!
No, en serio: las líneas temporales y como encajarlas. Y no solo dentro
de la novela, sino sobre todo con otras novelas que voy a escribir más adelante.
Escribía a cuatro o cinco novelas vista, así que cada escena debía vigilar que
fuera coherente con mi plan maestro.
¿Tenías claro desde el principio cómo escribirías la novela?

Una vez decido qué voy a hacer, me pongo a escribir. Y generalmente no
hay vuelta atrás.

¿Cómo fue ese momento de ponerte a escribir la primera frase de la
novela?


Fue el 24 de abril de 2013, el día después de firmar en Sant Jordi
rodeado de Frank de la Jungla y Risto Mejide, lo que fue un poco bajonero.
Decidí que tenía que empezar una nueva etapa.

¿Te llevó mucho tiempo escribirla?

Si obviamos los tres mesos que viví en Madagascar cuando iba por la mitad
y los cuatro o cinco que pasé dedicado en exclusiva a mi hijo cuando volvimos,
me llevó lo que todas: unos dos años.

Para los que no conocen tu novela, ¿qué destacarías de ella? ¿por qué el
lector debería elegirla?


Porque se lo va a pasar muy bien. Porque es un juego de mesa y el lector
es un jugador más. Porque intentó que mis novelas sean lo más inmersivas
posible.

Respecto a la promoción de tu novela ¿qué haces para que el lector la
conozca?


Antes solía poner mis novelas encima de la pila de novedades de las
librerías… pero descubrí que era contraproducente. Me costó más convencer a mis
padres que no lo hicieran.
Por lo demás, hago lo que todos: entrevistas a saco y doy un poco la
brasa en twitter con retweets de críticas superpositivas y demás.

Y ahora hablemos del futuro:
¿Tienes alguna novela esperando a ser publicada?

Nada. Nunca tengo nada en el cajón. No pago nada a crédito (salvo la
hipoteca). Lo que ves es lo que hay.
Lo que sí que tengo son unas cuantas novelas en la cabeza esperando turno
a ser escritas. Se pelean por ser la siguiente.

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Nos puedes contar algo sobre
él?


Siempre estoy trabajando en tres o cuatro proyectos distintos al mismo
tiempo, hasta que uno está lo suficientemente maduro como para ser escrito.
Es una forma elegante de decirte que no voy a revelar nada.
Bueno, en un futuro esperad samuráis y gángsters. O vaqueros en
Madagascar.
¿Qué consejos darías a los escritores noveles que desean que sus novelas
sean publicadas?


Que las escriban. Y luego que las den a leer a gente con criterio, no
solo familiares o mejores colegas. Y que hagan caso de las críticas, por malas
que sean. Que estén dispuestos a aprender y mejorar. Que la primera novela será
un churro, pero les dará confianza para saber que pueden terminarla. Y una vez
sabes eso, solo tienes que ser autoexigente para escribir mejor.
Para acabar, si quieres decir algo a los lectores de esta entrevista las
siguientes líneas son todas tuyas.


Menudo peñazo os he escrito. ¡Si alguien ha llegado aquí se le deben
haber acabado todas las ganas de leer ninguna de mis novelas!

Muchas gracias, Marc, y mucha suerte con Farishta y tus proyectos futuros.

2 Comments

  • Ana Belén

    Hola,

    Me encanta la sinopsis de este libro… Siempre me ha llamado la atención y he leído reseñas positivas al respecto.
    Me ha encantado algunos comentarios del autor… Tiene un toque cómico en su forma de responder que me gusta…
    Policía científica??? Wow…
    Me parece de lo más interesante que se haya basado en una experiencia tan increíble como debió de ser el viaje para conocer a su futuro hijo. ..
    Desde aquí mis mejores deseos!!! 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: