Uncategorized

ENTREVISTA A XABIER GUTIÉRREZ, AUTOR DE SABOR CRÍTICO (@XabierGutierrez @EdDestino @Planetadelibros)

¡Hola a todos! 
Hoy os estoy aquí para compartir con vosotros la entrevista que hace poco realicé a Xabier Gutiérrez, que acaba de publicar su nueva novela: Sabor crítico con Ediciones Destino. 

Esta es su sinopsis:

Ha transcurrido un año desde que asesinaron a balazos a Ferdinand Cubillo, Ferni, un reputado crítico gastronómico del País Vasco. El subcomisario de la Ertzaintza Vicente Parra y su equipo se encargaron en su día de interrogar a quienes pudieran haber estado relacionados con el crimen. Pero la investigación ha resultado, hasta el momento, infructuosa. Aun así, Vicente Parra no cejará en su empeño por aclarar lo ocurrido en un caso que, más allá de la muerte de Ferni, está relacionado con el misterio que se cierne sobre unos acontecimientos ocurridos hace más de treinta años.

Parra quiere revitalizar el caso, y justo entonces se suceden otras muertes que parecen relacionadas con la de Ferdinand Cubillo. Por una parte, estos crímenes complican la investigación pero, por otra, pueden ayudar al subcomisario a resolver de una vez por todas la muerte de Ferdinand Cubillo y, sin proponérselo, a descubrir un misterio que había permanecido oculto durante casi cuarenta años.

Os dejo con la entrevista:

Hola
Xabier, antes de comenzar con la entrevista, además de agradecerte tu
amabilidad por colaborar con mi blog, me gustaría que nos hablaras un poco
sobre ti. ¿Quién es Xabier Gutiérrez?
Una
persona inquieta. Curiosa, a veces, hasta metete. Si lo que quiero es conseguir
algo, cabezón. Trabajador si lo que hago me divierte. Si no, puedo llegar a ser
muy vago. Soy

cosecha del 60, lo que quiere decir que ya peino canas, hace
bastantes años. Lo negro, por lo que se ve, lo llevo solo en la escritura.
Escritor y cocinero, amen de otras cosas que se pierden en lo anecdótico.

¿Cuándo
supiste que querías ser escritor?
Me
encuentro a gusto rodeado de letras. Probablemente desde que me empezó a gustar
dedicar a mis novias algún poema. Ese detalle me marcó. Desconozco la calidad
de aquellas. Probablemente baja, pero el hecho de salir de las tripas
solucionaba muchas lagunas.

¿Qué
fue lo primero que escribiste? ¿A qué edad lo hiciste?
Una
poesía para una maravillosa persona que tengo muy cerca. Mi hermana mayor Ana.
Tendría unos 15 años y me pidió que le dedicara el libro que acababa de editar
dedicado a un famoso escultor vasco. La persona a la que iba dirigido, uno de
los peces gordos de una empresa, se lo agradeció haciendo referencia a aquellas
líneas.
¿Tiene
tu vida profesional relación directa con tu faceta como escritor?
Sí.
Está todo muy unido. No sabría diferenciarlas. Mi vida ha sido cocinar y contar
a través de mis libros cuáles son esas experiencias.
¿Cómo
te formaste como escritor?
Durante
la universidad tuve la suerte de cruzarme con personas, profesores y alumnos
compañeros, que me hicieron darme cuenta de la dimensión exacta de las
palabras. A mi aita lo recuerdo
siempre con un libro entre las manos. Al final aprendes tanto de unos como de
otros. En ti mismo está saber pescar. El río baja con agua con nutrientes
siempre.
¿Tienes
alguna manía al ponerte a escribir?
Que
nadie me moleste. Eso no es una manía. Es puritita necesidad. Necesito tener
cascos puestos. Esté la música conectada o no. También necesito oscuridad
fuera. Los días soleados me molestan para escribir. El norte para eso me viene
que ni pintado. El clima hace la personalidad.

¿Prefieres
algún lugar o momento a lo largo del día para escribir?
Primera
hora de la mañana. Cuando más fresco tienes el cerebro y las ideas. Después de
una buena dormida. La luz, tenue, del amanecer entrando por la ventana. Un poco
de fruta cortada a un lado para ir entreteniéndome y el ordenador en blanco.
Una gozada. Se me pone la carne de gallina pensándolo. En cuanto al lugar, mi
habitación. Me es difícil hacerlo en otro lado.

Antes
de iniciar una novela, ¿la planificas mucho o te dejas llevar por la
inspiración?
A
ver. Planificas toda la acción de manera muy simple. Apenas una línea. Sí, una
línea o dos. Después, te dejas llevar por los personajes. Cuando aparecen de
verdad es cuando te das cuenta de cuál es su verdadera dimensión. Te pueden
llegar a sorprender.

¿Eres
un escritor de las que escriben a mano o te decantas por las nuevas
tecnologías?
Mi último libro escrito a mano lo hice
en 2007. Libros dedicados a la estética de la cocina. Estructurados como si
fueran ensayos. La facilidad de trabajar con un Word te permite hacer cosas que
antes no podrías imaginar. Pero en la base es igual de cabrón enlazar la
historia. Ganas en comodidad.
¿Cómo
es un día en la vida de un escritor como tú?
Como
buen escritor que no le llega con lo que dan los libros, jajaja, tengo que
trabajar para ello. Escribo a primera hora de la mañana, trabajo y después a la
tarde, corrijo.
¿Eres
aficionado a la lectura? ¿Le dedicas muchas horas a lo largo del día?
En
cuanto puedo. Si encuentro algún momento libre lo aprovecho. Depende de lo que
enganche el libro. Esta es la clave. Un libro de 400 páginas me puede durar
tres días o un mes. ¿Imaginas cuál de los dos es el que engancha?
¿Qué
tipo de literatura te gusta leer?
Negra-
suspense, sobre todo. Histórica de la época del renacimiento también me gusta.
Y si es de aventuras y buenas dosis de acción, también. Claro está, el género
de terror me gusta.
¿Eres
lector de libros de papel o también lees ebooks?
Necesito
tocar papel. Hacerlo en una pantalla me da la sensación de no estar haciéndolo.
¿Cuál
es tu autor favorito? ¿Nos podrías recomendar una obra de él?
Tengo
unos cuantos. De acción, Michael Crichton. Los de Clive Cussler me tienen
enganchado desde que era pequeñito. Algunos nórdicos también, aunque su lectura
en términos generales me resulte fría. Pero no me olvido de mi maestro: Stephen
King. Y por supuesto de los de aquí, que bastante son bastante más pasionales,
jajaja, Lorenzo Silva y su pareja de la guardia civil. También me gusta Cuentas pendientes de Susana Hernández,
y por supuesto Dolores Redondo a la que, por cierto, le he hecho un cameo en mi
última novela. Espero que le guste, jajaja
¿Recuerdas
algún libro de tu infancia con especial cariño? ¿Cuál es? ¿Por qué le tienes
especial cariño?
Es
una buena anécdota. William Peter Blatty es el autor de una novela que me
impresionó. En mi casa siempre había mucha gente. Por una razón u otra aquello,
entre que era pequeña, y el tráfico de personas, parecía shibuya en el centro
de Tokio.
Bueno,
pues sucedió que mi abuela falleció cuatro meses antes y la casa de los abuelos
estaba vacía. Y como yo era el pequeño me dijo el aita: Han venido no sé qué primos y te tienes que ir a la casa de
la abuela a dormir. Y yo, pues vale.
Y
allí que me fui con mis tiernos 13 años. Con lectura, faltaría más, El exorcista. Recuerdo que pasé miedo.
Pero disfruté como lo que era, un enano. El poder de un libro para llevarte
fuera de este mundo es aun mayor que el del cine. Y más mérito aún. 
¿Qué
estás leyendo ahora?
Acabo
de terminar El peso del alma de José
María Espinar. Una delicia. Altamente recomendable.
¿Si
tuvieras que recomendar una novela cuál sería?
Vale
¿El aroma del crimen? Jajajaja Cualquiera de las que nombro a lo largo de la
entrevista son grandes novelas altamente recomendables.
¿Qué
autores clásicos y contemporáneos te han influenciado como escritor?
Es
un compendio de todos lo que he descrito anteriormente. La novela tiene que ser
entretenida. Siempre. Pero creo que ahora un poco más dado la competencia tan
brutal a través de todo tipo de pantallas, ordenadores, móviles, etc.. Sí,
clásicos como Poe también.
¿Hay
algo que haya influido en tu manera de escribir como la música, el cine, alguna
vivencia, tus raíces…?
Mucho,
el cine. Es mi segunda gran afición. Mi padre llevaba un cine fórum cuando yo
era pequeño y aquello nos influyó a toda la familia. De hecho, una crítica
bastante repetida en mis novelas es que parecen guiones de cine. No sé si eso
es bueno o no, pero no me importa, es mi forma de hacerlo. El cine es parecido
a la lectura. Genera mundos paralelos de fantasía. ¡Qué bien!
¿Tienes
más aficiones además de la literatura? ¿Nos podrías hablar un poco de ellas?
Aficiones
a parte de la lectura y el cine tengo unas cuantas. Las motos es una de ellas
(más bien podríamos considerarla droga) jajaja. La libertad que me otorga una
moto es…,no voy a decir barbaridades, jajaja. Me encanta viajar, ir de
mercados, beber un buen vino, ver una buena obra de teatro, hacer silloning,
acariciar, tocar a otras personas a las que quieres, tenerlas cerca,… 
¿Crees
que Internet y las nuevas tecnologías ha cambiado al lector actual? ¿Por qué?
Sí.
Cambian las formas, pero en el fondo es lo mismo. Alguien que se interesa por
un estímulo muy pequeñito, letras escritas en un papel o en una pantalla, que
generan en ti territorios de imaginación increíbles. En eso la lectura. Y tiene
un tremendo mérito.

Hablemos
ahora sobre tu novela, Sabor crítico:

¿De
dónde surgió la idea de escribir esta novela?
Es
la tercera de una tetralogía dedicada al mundo de la cocina y la gastronomía.
Primero vino El aroma del crimen,
después El bouquet del vino. Desde
hace una semana, Sabor crítico y el
año que viene, cruzaremos los dedos, Perfume
de rosa negra.
Destino sigue apostando por ellas y yo me encuentro en la
gloria.
Mi
mundo ha sido siempre la cocina y enclavarlas en el mundo de los restaurantes,
gastronomía y cocina parecía una necesidad. Pero es el vestido exterior. Por
dentro es novela negra donde las pasiones, odios y envidias inundan todo.
¿Cómo
te organizaste para escribirla?
Para
algunas cosas soy muy anarco, para otras, disciplinado como un japonés, jajaja
La
primera la termine en 2013, la segunda en el 14. Ésta en el 15 y la cuarta en
el 16.
El
ordenador me abduce para escribir.
¿Tiene
alguna historia real detrás? ¿Es muy diferente de la que acabas explicando en
tu novela?
Todo
es ficción con salpimentado de realidad. El truco es saber dónde esta
condimentado.
¿Qué
fue lo más complicado de la escritura de Sabor
crítico
?
El
personaje del sacerdote es uno de los que más quebraderos de cabeza me dio. Una
persona que juega entre bien y el mal de una manera tan artística que hay veces
que no sabes dónde está de verdad. Pero disfruté mucho con él. El personaje del
escultor fue el otro gran escollo a salvar. Ambos tienen la llave de todo el
relato.
¿Tenías
claro desde el principio cómo escribirías la novela?
Sí.
Pero eso pasa siempre. Vas cambiando dependiendo de cómo avanza el relato

¿Cómo
fue ese momento de ponerte a escribir la primera frase de la novela?
Da
vértigo. Ante ti tienes muchas horas de trabajo y más de cien mil palabras para
ordenar. Es una sensación extraña. Parecida a cuando empiezas una carrera de
maratón. Mucha ilusión, pero la llegada a la meta es el recuerdo bueno. La he
olvidado y eso significa que no es espacialmente placentera. La frase final
siempre es más agradecida.
¿Te
llevó mucho tiempo escribirla?
Escribo
solo en invierno, aunque ahora estoy cambiando los hábitos. Escribir la
anteriores me llevaron cuatro meses cada una. Corregirla más tiempo, claro está.
Para
los que no conocen tu novela, ¿qué destacarías de ella? ¿por qué el lector
debería elegirla?
De
mis dos hijos y de mi novia no puedo hablar mal. De mis libros tampoco. Parte
de mi vida habita en todos ellos.
Las
novelas están hechas para entretener. Eso es una obsesión cuando escribo. Que
el relato enganche. El noir
gastronómico que hago es ante todo novelas sensitivas donde la necesidad
primaria de alimentarse se ha tornado en placer. Partiendo de ello trazo historias
creíbles, donde el lado oscuro, ese que todos tenemos, sale a flote en varios
personajes. Intento cuidar los paisajes. Ellos dibujan los actores.
Respecto
a la promoción de tu novela ¿qué haces para que el lector la conozca?
Tiro
de internet y de buena voluntad. Asisto, si el lugar no es muy lejano, allí
donde me reclaman.
Y
ahora hablemos del futuro:

¿Estás
trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Nos puedes contar algo sobre él?
El
suicidio de una cantante en un hotel con encanto enclavado en el pirineo. Hasta
ahí puedo hablar, jajaja

¿Cuáles
son tus proyectos literarios para el 2018?
Engatusar
de nuevo a Destino para que edite el final de la tetralogía: Perfume de rosa negra. Esta enclavado en
el mundo del catering. Ese mundo teatral y gastronómico tan sugerente.
¿Qué
consejos darías a los escritores noveles que desean que sus novelas sean
publicadas?
Qué
difícil dar alguno. Que escriban con ilusión y que se diviertan haciéndolo.
Supongo que todos lo harán. Parte de la recompensa ya la tendrán ahí. Después
llamar a la suerte. A veces no responde, es muy cabrona, a veces llega con el
trabajo, otras ni siquiera con él.
Para
acabar, si quieres decir algo a los lectores de esta entrevista las siguientes
líneas son todas tuyas.
Daré
tres consejos.
Que
lean, que lean y que lean. Nada en la vida tiene más magia que una buena
lectura.
Muchas
gracias, Xabier, y mucha suerte con Sabor
crítico
y tus otros proyectos presentes y futuros.
Merci a vú

2 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: