JAVIER SERRA, EL MAESTRO DEL PRADO

FICHA TÉCNICA
Autor: Javier Sierra
Título: El Maestro del Prado
Editorial: Planeta, 2013
Encuadernación Tapa dura
Páginas: 328
PVP: 19,00 €



JAVIER SIERRA
El autor de El Maestro del Prado es Javier Sierra nacido en Teruel en
1971, de donde vino a Madrid para estudiar Ciencias de la Información en la
Universidad Complutense de Madrid. Una vocación periodística que no ha perdido,
pues numerosas son sus colaboraciones en radio, televisión y prensa.
Su gran pasión son los misterios de nuestra historia, que el intenta
desentrañar y que han dado lugar a buena parte de sus obras.
Sus obras publicadas son:
1995: Roswell, Secreto de Estado (Editorial EDAF).
1997: La España Extraña (Editorial EDAF), en colaboración con Jesús Callejo.
1998: La Dama Azul (Editorial Martínez Roca).
2000: Las Puertas Templarias (Editorial Martínez Roca).
2000: En Busca de la Edad de Oro (Editorial Plaza & Janés).
2002: El Secreto Egipcio de Napoleón (Editorial La Esfera de los Libros).
2004: La Cena Secreta (Editorial Plaza & Janés).
2007: La Ruta Prohibida (Editorial Planeta).
2008: La Dama Azul (Editorial Planeta). (Ampliada y corregida)
2011: El Ángel Perdido (Editorial Planeta).
2013: El Maestro del Prado (Editorial Planeta).

ARGUMENTO
«Este relato comienza con los primeros fríos de
diciembre de 1990. He dudado mucho, muchísimo
, sobre la conveniencia de publicarlo, sobre todo porque se trata de una
aventura de fuertes connotaciones personales
. Es, en definitiva, la pequeña historia de cómo un aprendiz de escritor
fue ensañado a mirar un cuadro.

(…)
Yo solo era un estudiante curioso. Uno con la cabeza llena de pájaros,
amante de los libros de misterio, del periodismo y de la historia
, que debía de regresar a su residencia universitaria antes de la hora
de cenar.»

Así comienza El Maestro del Prado, una novela en la que Javier Sierra nos habla en primera persona de sus
años de estudiante universitario en un Madrid, una vida para la que
veinticuatro horas al día no son suficientes para cubrir sus estudios, un
trabajo a tiempo parcial en una revista de divulgación científica y su otra
gran pasión: perderse en las salas del Museo Nacional del Prado.
En una de sus visitas al Museo del Prado, mientras
contempla un cuadro del maestro Rafael al que el rey Felipe IV llamó La
Perla
, conoce un extraño personaje que le explica el cuadro
de un modo que el nunca había visto. Un personaje al que termina llamando el
Maestro<
Desde ese primer encuentro, a Javier le asalta una
duda que recorrerá toda la novela:
¿Y si aquel tipo fuese un fantasma?



LA NOVELA
Tras leer El Ángel perdido, juré que no volvería a leer nada de Javier Sierra. Pero hay promesas que
son sólo mentales y de las que siempre estoy a tiempo de volverme atrás. Y es
que aunque quedara muy escarmentado tras leer el desembarco de marines en las
costas gallegas, su nueva novela, El Maestro del Prado, parecía ser algo totalmente diferente.
Y lo es. Es diferente. Otra cosa es que el
resultado final sea o no del agrado del lector.

El primer capítulo es una especie de prólogo, donde el autor nos resalta el
carácter autobiográfico de la historia que va a narrarnos. Al párrafo
transcrito en ell argumento, sumadle este otro donde Javier Sierra cita algunas
de sus novelas, en las que el influjo de los sucesos que va a narrar a
continuación fueron determinantes para su redacción.
Antes de proseguir, vaya por delante una advertencia: no crea el lector que lo
que viví en mi primer juventud ha suspendido de algún modo mi sentido crítico
hacia lo que recibí en aquellas citas. Al contrario. Al traslada a legra
impresa las enseñanzas de este maestro, no pocas se me antojan extrañas, casi
sacadas de un sueño. Sin embargo, después de revisarlas he comprendido que
bastantes han ido empapando con discreción, en pequeñas dosis, algunas de mis
mejores novelas. El eco de sus comentarios atraviesa novelas como La dama azul,
La puertas templarias o La cena secreta, hasta extremos que el lector más
atento percibirá de inmediato. (Página 16)

Basta con abrir el libro para ver que nos enfrentamos a una novela muy
diferente, pues sus páginas están salpicadas de reproducciones de cuadros.
Hasta cuarenta reproducciones podemos encontrar, la mayoría a toda página, e
incluso un par de ellas se nos muestran como un desplegable en papel couché.
Espectacular el desplegable el de El jardín de las delicias que nos muestra el cuadro como es en realidad: un retablo que cerrado nos
muestra en sus puertas una pintura en tonos grises que contrasta con la
explosión de colorido que estalla al abrirlas y mostrarnos el tríptico interior.

Dicho todo lo anterior, la pregunta que rondó mi cabeza durante toda la lectura
fue: ¿Es El Maestro del Prado una novela? Una respuesta muy difícil, porque formalmente lo es, pero que podrá
determinar su fracaso si el lector es exactamente eso lo que busca. Porque como
novela, la trama no sólo es mínima, sino poco interesante y no demasiado
creíble.
De hecho, si la calificación del libro dependiese de considerarlo como una
novela al uso, difícilmente llegaría al aprobado. Sin embargo, podréis comprobar
que la calificación global del libro está lejos de ser un suspenso, porque lo
que yo buscaba en el libro era otra cosa que si encontré.
El Maestro del Prado podría considerarse un libro de Arte. No una guía del Museo del Prado, por
más que este Museo sea durante casi todas sus páginas el protagonista
indiscutible, sino una introducción al mundo de la pintura.
Desde ese punto de vista, la novela cubrió todas mis expectativas, pues resulta
una historia muy amena de muchas pinturas, del sentido escondido que tras las
pinturas hay en muchas ocasiones. Consiguió abrir mis ojos y conseguir que
vea las pinturas desde un punto de vista muy distinto
-.
Creo que el gran problema que tenemos muchos españoles
para disfrutar de la pintura, es que nos faltan las claves para entenderla,
especialmente si nos remontamos un poco atrás en el tiempo, pues nuestra
incultura nos impide saber qué historias son las que el autor quiere plasmarnos
en sus cuadros, muchas de ellas basadas en escenas mitológicas (mi
desconocimiento de la mitología es total) o en pasajes bíblicos (ahí no estoy
tan indefenso). Asimismo nos faltan claves para entender muchos de los aspectos
de sus pinturas.
De ahí el goce que he tenido en este libro al leer con sorpresa algunas de las
claves que el autor nos muestra de algunas pinturas, como el significado de las
campanillas junto a los cuadros de algunos cardenales, o esas Sagradas Familias
con dos niños que parecen hermanos, o tantas otras que desvela a lo largo del
libro. Fundamental para ello esas ilustraciones en color que acompañan el
texto.
 



IMPRESIÓN PERSONAL
Hace un par de años disfruté con Carpetania de una
visita guiada al Museo del Prado que llevaba por nombre Enigmas y
curiosidades en el Museo del Prado
, un recorrido
por algunas de las más enigmáticas pinturas del Museo del Prado. Una visita que
por cierto os recomiendo sin reservas.
Entre otras, tuvimos ocasión de contemplar y escuchar las historias que tras
ellas se escondían de algunos cuadros como El jardín de las delicias de El Bosco, El triunfo de la muerte de Pieter Brueguel o Nastaglio Degli Onesti de Boticcelli. Justamente tres de los cuadros que tienen un lugar
destacado en este libro.
No son los únicos, porque hasta cuarenta láminas, da para hablar de muchos
cuadros, alguno de los cuales pasa desapercibido, pero otros muy conocidos como
el famoso retrato ecuestre de Carlos V, del que el autor hábilmente saca mucho
juego.
En el fondo eso era lo que yo esperaba, porque ya en La
última cena
había quedado sorprendido por la habilidad con la que
Javier Sierra podía hacer suposiciones y más suposiciones sobre tan conocido
cuadro.
Esa manera de presentarnos los cuadros es sin duda
lo mejor del libro
, porque al menos a mí me ayuda a
mirar la pintura de otra manera, a entender aspectos que hasta ahora me han
pasado desapercibidos. Dar un paso más allá como propone el autor para ver en
las pinturas la llave secreta que puede transportarnos a otras dimensiones
espirituales… Eso ya es cosa de la imaginación personal de cada uno, pero no
es lo que yo busco.
Y ese es justamente el lado novelesco de la novela, el que pretende justificar
una historia que sirve para hilvanar un cuadro junto a otro, el que sirve para
de paso transmitirnos parte de nuestra historia, de la historia del Rey Carlos
I e incluso de Felipe II. Una historia que cuando has visitado el Monasterio de
Yuste en el que se retiró a morir, o la austeridad del Monasterio de El
Escorial en que también se retiró a morir Felipe II, es mucho más comprensible.
Y ya que hablo de historia, el libro viene repleto de
citas bibliográficas, muchas veces acompañando a sorprendentes comentarios, que
podemos encontrar al final del libro, junto a un índice en el que podemos
buscar personajes, cuadros, etc y la página en la que aparecen citados en el
libro.

Teniendo en cuenta los comentarios previos a la elaboración de esta reseña,
creo que seréis muchos los que tendréis curiosidad acerca de si merece o no la
pena leer este libro, porque el otro motivo de curiosidad, el saber de qué se
trata, creo haberlo explicado ya. Son las mismas dudas que yo tenía antes de
empezar su lectura.
Yo he disfrutado y mucho, decir lo contrario
sería mentir, con la lectura de El Maestro del Prado. Ahora bien, sólo he disfrutado en lo referente a la exposición de los
cuadros
, porque en lo referente a la novela como tal, me
parece que el argumento es casi inexistente y la intriga es mínima y poco
creíble
, apenas un mero artificio argumental para ir
conectando, muy hábilmente eso sí, un cuadro con otro.
Por eso, si la pintura no te llama la atención, si lo
que buscas es una buena historia, con una intriga que te mantenga atado a las
páginas del libro, El Maestro del Prado no es el libro que buscas.
Si por contra te gusta la pintura, quieres saber más sobre ese fascinante mundo
y aprender de un modo ameno, sin que la novela como tal sea lo más importante.
O dicho de otro modo, si lo que buscas es una visita guiada por algunos de
los cuadros que puedes visitar en el Museo del Prado, ésta es tu novela
.
Porque has de saber que, una vez leído El Maestro
del Prado, no te será posible ver la pintura del mismo modo
.




Gracias a Editorial Planeta por facilitarme un ejemplar de este libro para
su lectura y reseña

VALORACIÓN: 7/10

Lectura y fotos realizadas por Pedro de El Búho entre libros (http://elbuhoentrelibros.blogspot.com.es/)
para Momentos de silencio compartido

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Estoy segura de que me va a gustar, me gusta esa forma distinta en que nos va a hacer ver las pinturas. Un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: