Uncategorized

JESÚS SÁNCHEZ ADALID, EL CAMINO MOZÁRABE







Autor: Jesús Sánchez Adalid
Título: El camino mozárabe
Editorial: Martínez Roca
503 páginas







AUTOR


Según la editorial Planeta Jesús Sánchez Adalid (1962)
es de Villanueva de la Serena (Badajoz). Se licenció en Derecho por la
Universidad de Extremadura y realizó los cursos de doctorado en la Universidad
Complutense de Madrid. Ejerció de juez durante dos años, tras los cuales estudió
Filosofía y Teología. Además se licenció en Derecho Canónico por la Universidad
Pontificia de Salamanca.
Su amplia y original obra literaria ha conectado con
una variada multitud de lectores gracias a la veracidad de sus argumentos y a
la intensidad de sus descripciones, que se sustentan en la observación y la
documentación. Sus novelas constituyen una penetrante reflexión acerca de las
relaciones humanas, la libertad individual, el amor, el poder y la búsqueda de
la verdad.
La obra de Sánchez Adalid se ha convertido hoy en un
símbolo de acuerdo y armonía entre Oriente y Occidente, entre las religiones,
razas y pueblos que forman la humanidad. Porque su ideario se sostiene sobre la
base de que cualquier cultura necesita de la mezcla de muchas influencias.
Sobre todo, en un mundo desgarrado por la intolerancia y el fanatismo.
Ha publicado con gran éxito La luz del Oriente, El
mozárabe, Félix de Lusitania, La tierra sin mal, En compañía del sol, El
cautivo, La sublime puerta, El caballero de Alcántara, Los milagros del vino y
Galeón. En 2007 ganó el premio Fernando Lara por su novela El alma de la
ciudad.
En Extremadura ha sido distinguido con la Medalla de
Extremadura y el premio Extremeños de Hoy.
Jesús Sánchez Adalid ha
colaborado en Radio Nacional, en el diario Hoy y en las revistas National
Geographic Historia y Vida nueva.
Argumento proporcionado por la
editorial


Los lectores que quedaron fascinados con El mozárabe
volverán a disfrutar en estas páginas con legendarios episodios, como la épica
batalla de Simancas, donde Abderramán III perdió su precioso ejemplar del Corán;
la peligrosa misión llevada a cabo por la reina Goto, viuda del último rey de
Gallaecia, para rescatar las reliquias de san Paio, que reposan en tierra
infiel, algo que muchos intentaron antes y ninguno logró; o la delicada tarea
de las embajadas enviadas por Abderramán III y el rey Radamiro, las cuales se
cruzan en la vieja ruta hispana, presa de guerras y batallas desde tiempos
inmemoriales.
Poder, prestigio, intrigas y anhelos de paz se
encuentran en una espléndida novela que rescata los olores y aromas de la
maravillosa Córdoba del califato, nos pasea por la bucólica Galicia y nos
aproxima de manera sencilla y a la vez apasionante a una época importantísima
de nuestra historia. Todo ello en torno a la vía que unió Norte y Sur —el Al-ándalus
y el mítico «Fin de la tierra», donde está el sepulcro de Santiago—, conocida
hoy como «Camino Mozárabe».

Impresiones

Llegué a este libro gracias a la iniciativa de
redactores del blog Momentos de silencio compartido.

Se trata de una novela histórica ambientada en el S.
X; da comienzo con la batalla de Simancas que supuso la primera derrota del
califa de Córdoba Al Nasir, más conocido como Abderramán III. Derrota que se
tornó más humillante si cabe por la traición y huida de su ejército y la
consiguiente pérdida de sus objetos personales, entre los que se haya un
valioso ejemplar del Corán.

Como personajes principales nos encontramos con el
propio Al- Nasir, que se nos presenta como un hombre cruel, atormentado por la
batalla y por las leyendas que le contaba su abuela sobre el fin del mundo. Muy
dado a la pompa y el lujo. Quizá es cuando nos cuenta su relación con su abuela
y las historias que le narraba, cuando más cercano y humano se nos hace el
personaje. Al tener sangre cristiana, tiene el pelo y los ojos claros, lo que
le lleva a teñírselo para que desaparezca cualquier vestigio que le aparte de
lo musulmán.
También en Córdoba nos encontramos con el monje
Justo Hebencio, erudito con grandes conocimientos sobre los profetas que habían
vaticinado el fin del mundo y que recibe la orden de Al- Nasir de acudir al
Norte junto con la embajada de paz que se intercambian el Califa y el rey
Radamiro, para empaparse de las leyendas y profecías que allí se transmiten.
Por su parte en Gallaecia nos encontramos como
personajes al propio rey Radamiro, que aunque no es tratado como principal, sí
que se deja entrever su carácter combativo con los musulmanes.

Como principales tenemos a Musa Aben Rakayis, quizá
uno de los personajes que más me han gustado, cristiano de origen árabe,
consejero del rey Radamiro, persona que rehúye de la confrontación y apuesta
siempre por la paz y la diplomacia. Podríamos decir que un adelantado de su
tiempo. Encabezará la embajada de paz que viaja hacia el califato de Córdoba.

Y por último la reina Goto, actualmente abadesa.
Viuda del rey Sancho, hermano de Radamiro. Mujer de fuertes convicciones y carácter
que no dudará en acudir junto a la embajada a Córdoba para restituir los huesos
del santo Paio a Gallaecia.   
El libro se divide en dos partes, la primera narra
las vicisitudes de la batalla de Simancas y sus posteriores consecuencias y la
segunda que se centra en la labor de las embajadas de paz intercambiadas por
ambos dirigentes.

En cuanto al estilo del autor, tengo que decir que
es un estilo muy rico en descripciones, cuida al máximo el detalle, hasta el
punto que te traslada por completo a las escenas, como si pudieras ver lo mismo
que los personajes ven.

Lo único que señalaría como pequeña crítica es que
algunos pasajes se me han hecho un tanto lentos por el exceso de información.
Se nota que el autor además ha pretendido realizar una labor didáctica con el
libro y ello le ha llevado, a mi modo de ver, a incluir muchísima información
que en algunos momentos puede hacer que el capítulo se haga lento. Si bien,
haciendo justicia, tengo que decir, que posteriormente a estos pasajes el autor
alivia la lectura con muchos diálogos, consiguiendo así que la novela no
resulte aburrida. Quizá sea una impresión personal, hacía mucho que no leía
novela histórica, a pesar de ser uno de los géneros que más disfruto. Por eso
igual he perdido un tanto la costumbre, y a cualquier otro lector no se le harían
pesados.

Por último señalar el gran acierto de incluir un
anexo con todos los datos históricos que ayudan a perfeccionar el conocimiento
de la época histórica y social.

En conclusión, si te gusta la novela histórica, lo
disfrutarás.

Gracias a la Editorial Martínez Roca por  facilitarme el ejemplar.

Carax

26 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: