Uncategorized

KATHERINE WEBB, UNA CANCIÓN CASI OLVIDADA



Ficha técnica
Autor: Katherine Webb
Editorial: Lumen
Páginas: 560
ISBN:
9788426421159
Argumento
Zach Gilchrist es un
cuarentón que observa de forma impasible como su vida se va desmoronando sin
poder ejercer ningún control sobre ella. Es propietario de una galería de arte
que está al borde de la quiebra y su ex mujer pretende llevarse a su única hija
a vivir a otro continente.
Tan sólo le queda
una pasión frustrada por la pintura y sus amados cuadros del pintor Charles
Aubrey. Un artista por el que tiene obsesión y del cual sospecha ser
descendiente desde que su abuela lo conociera en 1939.
Con el fin de recabar
información para escribir un libro sobre su figura se traslada al pueblo de
Blacknowle situado en la costa de Dorset. El lugar donde el pintor pasó sus
últimos veranos junto a su familia antes de morir en la guerra y donde pintó algunos
de sus mejores lienzos.
En el pueblo cierto
mutismo recae sobre la figura del pintor Aubrey y muy pocos están dispuestos a
ofrecer la información de la que disponen. Tan sólo Dimity, un anciana que lo
conoció cuando sólo era una niña y que frecuentemente aparece en sus cuadros,
parece estar en disposición de arrojar luz sobre los últimos años del artista.  Aunque para acceder a sus recuerdos deberá
ganarse antes su confianza pues la anciana no es demasiado sociable con la
gente del pueblo.
Sin darse cuenta
Zach se hará participe de un relato estremecedor donde nada es lo que parece y
donde hay secretos que quizás sea mejor que nunca vean la luz.


Mi experiencia con la
novela
Después de leer El
legado
(cuya reseña aún tengo pendiente de publicar), la opera prima de
esta autora británica y con la que ha cosechado un éxito considerable, no
quería dejar de leer esta novela. Aunque hubo algunos aspectos en la anterior que
no acabaron de convencerme (sobre todo su final) disfruté muchísimo con su
lectura y me apetecía seguir descubriendo a esta autora.
Una canción casi
olvidada
es una novela llena de misterio y
suspense  que hará las delicias de los
lectores aficionados al género. Una historia que engancha de principio a fin y
cuyas páginas vuelan entre las manos. Ya sabéis los habituales del blog que me
encantan las sagas familiares.
La trama se desarrolla a través de dos líneas
argumentales. Por un lado tenemos la parte que se ubica en la actualidad y a
través de la cual acompañaremos a su protagonista, Zach Gilchrist, por los
acantilados de Blacknowle buscando información sobre el famoso pintor Charles
Aubrey para elaborar un libro que aporte una nueva visión sobre sus últimos
años de vida. Casi por casualidad se entera de la existencia de Dimity, antigua
musa del pintor, una anciana retraída que puede aportarle una nueva faceta del
pintor. Simplemente tiene que encontrar la manera de que la mujer confíe en él.
La otra línea argumental se remonta a finales de los años
treinta cuando Dimity tenía tan sólo catorce años y se vio fascinada por la
familia de un pintor que la acogió de forma muy cariñosa. Su madre fue una
curandera que ejercía la prostitución y la gente del pueblo evitaba
relacionarse con ellas por lo que la muchacha pasaba la mayor parte del tiempo en
la más absoluta soledad. Pero lo que comienza como una historia maravillosa
termina por convertirse en un infierno para cada uno de los protagonistas.
En cuanto a los personajes no he podido evitar
sorprenderme con la aparición de un personaje principal masculino.
Habitualmente en este tipo de historias son las figuras femeninas las que
acaparan todo el protagonismo relegando a un segundo plano las figuras
masculinas que suelen quedar medianamente dibujadas.
Cada uno de los personajes que aparecen en la novela están
conformados con cierta profundidad, incluso algunos de ellos son bastante
complejos. Salvo Dimity, a la que conoceremos como adolescente y anciana, cada
trama cuenta con sus propios protagonistas. Son figuras sólidas capaces de
mostrarnos tanto su lado más amable como sus aspectos más oscuros. Los
personajes no actúan de forma arbitraria sino que cada uno de sus hechos está
debidamente justificado. Entendemos perfectamente sus sentimientos y además son
capaces de generarnos distintas sensaciones.
Uno de los personajes que más atractivo me ha parecido y
resulta imprescindible en el desarrollo ha sido Dimity y a quien conoceremos
con mayor amplitud. Una niña insignificante casi invisible a los ojos de los
vecinos del pueblo pero cuya vida es casi un infierno. Maltratada por su madre
y humillada por otros chicos ha aprendido a desaparecer cuando debe hacerlo y a
no quejarse. Sabe que la mejor manera de actuar es pasar desapercibida a los
ojos de los demás aunque está deseosa de ser amada y complacer. En la última
etapa de su vida se ha convertido en una mujer apática y solitaria, los
recuerdos le atormentan y los fantasmas del pasado le persiguen. A lo largo de
la novela comprenderemos fácilmente como se produce esta evolución, todas esas
vivencias que ha asumido y la han transformado.
Cuando la familia Aubrey aparece en su vida encuentra una
oportunidad de sentirse querida y valorada, de por primera vez en su vida
sentirse parte de algo. Charles, Celeste, Delphine y Elódie serán ese padre,
madre o hermanas que nunca conoció.
También destacable el protagonista de la historia, Zach,
un hombre descorazonado que se ve a sí mismo como un perdedor. Busca algo pero
no tiene la certeza de qué es. Sueña con pintar pero no encuentra la
inspiración. Estos dos personajes son en cierto modo antagonistas. Zach un
hombre abierto, sencillo y transparente mientras Dimity es una mujer extraña,
cerrada e inquietante.
Mucha importancia tienen en la novela la creación de
ambientes y escenarios. La costa de Dorset es un lugar que cuenta con un
paisaje evocador. Un entorno rural donde la vista se puede perder entre las
praderas, los acantilados y el mar. Un lugar apacible que se vuelve turbio por
momentos, donde sus habitantes guardan secretos y los forasteros no son
bienvenidos. Un paraje que en ocasiones se oscurece por las brumas y la lluvia.
Además viajaremos a Marruecos, un lugar colorido y exótico que contrasta con el
panorama gris de las costas inglesas.
El estilo narrativo de Katherine Webb es muy cuidado y a
la  vez sencillo con una prosa envolvente
incluso elegante a la par que agradable. Hace un buen uso de descripciones de
ambientes y personajes y combina a la perfección narración con dialogo de forma
que imprime agilidad en la lectura. La narración se lleva a cabo a través de un
narrador omnisciente en tercera persona con constante uso del flashback para
moverse entre las dos épocas en que se desarrolla la historia. Esta transición
ocurre de forma muy sutil y casi sin que nos demos cuenta pero sin
confundirnos.
La historia comienza de forma algo lenta, deteniéndose en
multitud de detalles y haciéndonos esperar hasta entrar en materia pero las
últimas páginas, en las que se van descubriendo todos los secretos, son
totalmente adictivas. No hay forma de dejar apartada la historia en la que hay
constantes descubrimientos impactantes, diversos giros y muchas sorpresas. Se
trata de un final vibrante que pone una buena guinda a la historia.
Temía llegar al final porque en El legado la resolución me pareció tan rocambolesca y rebuscada que
en cierto modo me dejo insatisfecha y algo decepcionada pero en esta ocasión la
autora ha sabido encontrar un final coherente, ingenioso y atractivo aunque no
exento de ciertas situaciones de nuevo un tanto forzadas.
Conclusión
Una canción casi
olvidada
es una novela de secretos inconfesables,
amores enfermizos, pasiones, celos, mentiras… narrada con mucho gusto, con una
gran dosis de intriga y un final apasionante e imprevisible.
Imprescindible para aquellos lectores que disfruten con
las sagas familiares.
** Reseña publicada por albanta para Adivina quien lee

6 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: