La narrativa contemporánea y las caras de póker
Novela contemporánea

La narrativa contemporánea y las caras de póker

La narrativa contemporánea y las caras de póker

Hace unos días, después de publicar La cautiva, mi última novela, recuerdo que estaba hablando con una lectora sobre la trama de ésta y de mis anteriores novelas, y me comentaba que no sabía en qué género de novela encuadrarme.

La verdad es que a mí este comentario me sorprendió bastante, porque lo primero que puedes ver cuando visitas mi blog es que está dedicado a la Novela contemporánea o, en general, a la narrativa contemporánea.

Novela contemporánea

Sin embargo, después de hablar con esta lectora, me he dado cuenta de que muchos lectores no saben qué es la narrativa contemporánea, supongo que de ahí vienen sus caras de póquer cuando les digo el tipo de novela que escribo…

Pero, oye, no te asustes, que no pretendo hacer una clase magistral sobre la narrativa contemporánea ni nada que se le parezca, no te preocupes.

Solo quiero señalar algunas características de este tipo de novelas y poner algunos ejemplos de lecturas, que, tal vez, te animen a leerlas.

¿Empezamos?

La narrativa contemporánea es el resultado de la historia más reciente

Ya sabes que durante el siglo XX (tranquila que soy profe de historia, pero no voy a darte la brasa ahora con datos ni nada de eso, ¡no huyas!), como te decía, a lo largo del siglo pasaron tuvieron lugar acontecimientos que cambiaron el destino de la humanidad por completo. Con esto me refiero a la Primera y, en especial, a la Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias.

Tras el holocausto (y no solo judío) que supusieron las guerras mundiales, la humanidad comprobó que, a partir de entonces, la vida había tomado otro sentido. Sin duda, eso quedó reflejado en la literatura que empezó a surgir desde aquel momento.

Nuestro día a día, nuestra forma de pensar y de encarar la vida ha cambiado la literatura

En la narrativa contemporánea el narrador es distinto

El narrador deja de ser exclusivamente omnisciente, es decir, ese que lo sabe todo (como sucedía en las novelas anteriores), a ser un narrador protagonista, que no tiene por qué conocer toda la realidad, si no que tiene una visión parcial y subjetiva de lo que le rodea.

Como agua para chocolate de Laura Esquivel

Sin embargo, habrá novelas contemporáneas que tendrán un narrador omnisciente, como sucede en Como agua para chocolate de Laura Esquivel. (Aquí te hablo de Laura Esquivel)

Las historias no tienen por qué ser lineales

Dejan de empezar por el principio de la trama y finalizan cuando la historia llega a su fin. En la narrativa contemporánea la acción puede empezar in media res, es decir, en medio de la acción. También es habitual encontrar elipsis o saltos en el tiempo, que hacen avanzar en el tiempo o todo lo contrario en la historia.

Cien años de soledad de Gabriel García Márquez

Una novela en la que el autor alarga o acorta el tiempo es Cien años de soledad, donde Gabriel García Márquez frena el avance de la historia intercalando descripciones de sentimientos o de recuerdos de los propios personajes que protagonizan la trama.

 

Las tramas se vuelven más oscuras y complicadas

El autor pretende crear una historia complicada, donde la lectura no resulte sencilla para el lector y necesite su implicación, atención, con el objetivo de que sea capaz de interpretarla. Esto consigue que la narrativa contemporánea pueda tener tantas interpretaciones como lectores.

El cuento de la criada

Una novela con una trama oscura y complicada es la novela de El cuento de la criada de Margaret Atwood, de la que, como imagino que sabes, HBO ha producido una serie de éxito.

El cuento de la criada

Las historias tratan sobre temas actuales

La narrativa contemporánea trata sobre temas actuales que antes no aparecían en la literatura. Las historias en narrativa contemporánea tienen relación con el contexto en el que tienen lugar.

Nada de Carmen Laforet

Como sucede con una de mis novelas favoritas: Nada de Carmen Laforet. (Aquí te hablo de esta novela).

 

Las tramas que no son lógicas, producto de la subjetividad

Debido al contexto en el que tienen lugar las historias, momentos a menudo convulsos y complicados, las tramas que surgen son ilógicas, cargadas de visiones subjetivas y parciales de la realidad del momento. Como resultado de esa subjetividad, en la narrativa contemporánea acaban surgiendo historias propias del mundo de los sueños o totalmente caóticas.

Rayuela de Júlio Cortázar

Otro ejemplo de novela subjetiva, abierta a múltiples interpretaciones, tantas como lectores, es la mítica novela: Rayuela del gran Júlio Cortázar.

La casa de los espíritus de Isabel Allende

Un ejemplo de trama subjetiva y, a menudo, inverosímil es la historia de La casa de los espíritus de la escritora chilena, Isabel Allende. 

La soledad como protagonista

Un elemento protagonista de la narrativa contemporánea es la soledad de los personajes, que, a menudo en un contexto hostil, no encuentran respuestas en el mundo que les rodea, lo que les acaba apartando de él y creando un mundo subjetivo y poco fiel a la realidad.

Viajes por el scriptorium

Una novela que retrata la soledad es Viajes por el scriptorium de Paul Auster.

La literatura como tema

En narrativa contemporánea, la literatura toma un papel protagonista creando una historia en sí misma que acaba trastocando la realidad y provocando la sensación de que el autor pierde el control de la misma.

Ancho mar de los sargazos

Como sucede en la novela: Ancho mar de los sargazos de Jean Rhys.

Entonces, ¿la narrativa contemporánea qué es?

La narrativa contemporánea tiene una definición difícil como has podido comprobar a lo largo de este post, por la multitud de maneras de abordar los temas de los que trata, las técnicas que se utilizan para ello y el montón de características que tiene.

Y para ti, ¿qué es la narrativa contemporánea? ¿Qué novela me recomendarías de las que no aparecen en la lista?

Si te gustan estos contenidos, te animo a que no te los pierdas y te mantengas al día suscribiéndote a mi newsletter aquí.

One Comment

  • Margari

    Buenísima entrada! Los únicos libros que no he leído son el de Auster y el de Cortázar. Pero los tengo en mi lista.
    Besotes!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: