SERGIO VILA-SANJUÁN, ESTABA EN EL AIRE

Datos técnicos

Título: Estaba en el aire
Autor: Sergio Vila-Sanjuán
Editorial: Ediciones Destino
Año de edición: 2013
ISBN: 978-84-233-4624-0
Páginas: 240

Sinopsis

Una mujer de la alta sociedad,
muy bella y muy desgraciada. Un publicitario embarcado en un programa radiofónico
que busca a personas desaparecidas. Un magnate con buenos contactos políticos
dispuestos a consolidar su imperio. Un joven del Norte que rastrea sus orígenes.
En la Barcelona de 1960, las trayectorias de todos ellos se cruzan iluminando
ambientes contrapuestos.

Estaba en el aire es una historia de sentimientos y búsqueda personal, de
periodismo e intrigas empresariales, que transcurre en un momento histórico
poco abordado por la narrativa actual. Un momento en el que España empezaba a
salir de la negrura de posguerra para convertirse en una sociedad de consumo,
animada por promociones televisivas y elegantes fiestas veraniegas a la luz de
la luna, como las que frecuentan los protagonistas de esta novela.

[Sinopsis proporcionada
por la editorial]
Hace poco leí Nada, de
Carmen Laforet, novela que ganó la primera edición del Premio Nadal, un galardón
que otorga la Editorial Destino a la mejor obra inédita. Y si Carmen Laforet
inaugura el palmarés de los premiados en 1944, Sergio Vila-Sanjuán lo clausura
hasta el momento con la obra que hoy os traigo: ‘Estaba en el aire’, Premio
Nadal 2013.
Varias cosas tienen en común las
obras de Laforet y Vila-Sanjuán, no sólo el Nadal. Ambas están ambientadas en
Barcelona y, como si de un personaje más se tratase, podemos apreciar cómo ha
ido cambiando a lo largo de los años. Si bien Laforet nos mostraba una ciudad
gris, solitaria y melancólica recién acabada la Guerra Civil, Vila-Sanjuán nos
traslada unos años más tarde, a principios de los 60, a una Barcelona
totalmente diferente. Las heridas de la contienda, todavía sangrantes en Nada,
han empezado a cicatrizar aunque su huella aún es demasiado dolorosa. La ciudad
es más alegre, el claxon de los coches y el bullicio de la gente por las calles
pone la banda sonora a una vida que empieza a remontar, a despertar de su
letargo de décadas. Los grandes carteles publicitarios que adornan las fachadas
con todo tipo de invitaciones al consumo de productos novedosos ponen la nota
de color al animado ambiente. No obstante, aún quedan zonas deprimidas y
atrasadas la ciudad, unas zonas que Vila-Sanjuán también nos mostrará, enseñándonos
todo un heterogéneo muestrario de idiosincrasias.
“En este inicio de los años sesenta, los sábados por la noche
Barcelona arde. Como siempre ha ocurrido. En una cierta Barcelona, claro, la de
las clases más acomodadas. Probablemente en otros ámbitos sociales la alegría,
si la hay, resulte menos expansiva. Pero en los locales frecuentados por las
buenas familias de la ciudad el dinero fluye, las orquestas tocan hasta altas
horas de la madrugada y los chefs se esmeran en presentar sus más apetitosas
creaciones. Los hombres, vestidos de Bel o en Gales, y las mujeres, hermoseadas
con modelos de Pertegaz o de la boutique Santa Eulalia, componen coloristas
estampas de prosperidad y elegancia”

En esta Barcelona de principios de
los 60 las vidas de varios personajes se cruzarán por diferentes motivos pero
con un nexo de unión: un programa radiofónico. Juan Ignacio Varela es el
publicitario responsable de Rinomicina le busca, un programa que
buscan a personas desaparecidas y, de paso, hace publicidad de la marca farmacéutica
patrocinadora. Más allá del bien social que supone unir a familias rotas por la
guerra, en este programa de éxito confluirán multitud de intereses que harán
peligrar su continuidad en las ondas. Agobiado en el trabajo por las presiones
que vienen de diferentes flancos, la vida personal de Juan Ignacio se verá
irremediablemente afectada.
Tona Viladomiu, amiga de la esposa
de Juan Ignacio, es una mujer que ha perdido el rumbo. Su gran belleza sólo es
comparable a su gran desgracia personal y en la oscuridad en la que se halla
inmersa intenta desesperadamente alcanzar algún resquicio de luz. Tona se mueve
tan bien entre la alta sociedad como en los garitos más canallas de la noche
barcelonesa. De su mano nos vestiremos de etiqueta para las fiestas más
refinadas de la Costa Brava o seremos testigos de los sustanciosos negocios que
se realizan a altas horas de la noche en los locales de moda pero también
padeceremos la dura carga que supone ser el centro de las habladurías,
odiaremos a la encorsetada sociedad del momento y sufriremos el dolor de la
ausencia y la injusticia.
Un locutor y periodista ligado al Régimen,
un joven de clase humilde en busca de sus orígenes, un comisario defensor del
inmovilismo y un empresario ávido de dinero son los personajes que completan
esta trama en la que de una manera muy pausada Vila-Matas va haciendo un
preciso retrato de una sociedad que quiere cambiar pero que aún no se ha
librado de los viejos moldes.
La irrupción de la economía de
mercado de mano del Plan de estabilización y la modernización que sufrió
en país durante esos años se ve claramente en las campañas más agresivas de
marketing, en el impulso económico que supuso la apertura de Seat en la zona
franca, en las miras que ponían los empresarios en negocios internacionales.
Pero esta supuesta apertura del país todavía tiene defectos, muros contra los
que choca, por ejemplo, la libertad de prensa. Sergio Vila-Sanjuán transcribe
piezas del programa de radio real que buscaba a personas desaparecidas, algo
que le da no sólo veracidad al relato sino mucho dinamismo. Describe cómo había
que omitir datos o hacer buscar perífrasis para evitar la censura. En una
sociedad donde el Régimen buscaba mostrar su cara más amable con programas de
televisión inocuos como “Reina por un día”, remover viejas heridas no
es lo más conveniente.
Todo esto nos lo nuestra el autor
de una manera muy sutil, con ligeros apuntes que, sin embargo, nos dan una visión
perfecta de la situación general. Es sumamente difícil hacer lo que ha hecho
Vila-Sanjuán en esta novela, hacer una foto, un retrato sin artificios pero
sumamente clarificador de la sociedad de los primeros años 60. Estaba en el
aire
es el retrato de una ciudad y de un momento histórico pero también es
una historia que nos habla del amor de una madre por su hija, del abismo en el
que se puede caer cuando se tiene todo o de la lucha de un hombre por encontrar
su identidad y sus orígenes. Una novela que lo tiene todo.
Reseña realizada para Momentos de
silencio compartido por Lu de Mi mundo
con dos lunas
Gracias a Ediciones Destino por facilitarme el ejemplar.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: