Más allá de la novela contemporánea

Entrevista a Ana Lena Rivera, autora de Los muertos no saben nadar

Hoy entrevisto a Ana Lena Rivera, autora de Los muertos no saben nadar, publicada con la Editorial Maeva. Si quieres saber más sobre Ana Lena Rivera y sobre su novela, no te pierdas esta entrevista.

¿Podrías contarnos quién es Ana Lena Rivera?

Soy escritora, me gusta leer, estar en forma y pasear al lado del mar. Mi olor favorito es el del salitre del mar. Supongo que porque nací en Asturias a orillas del Cantábrico, aunque hace tiempo que no vivo allí. Somos familia numerosa, así que mi casa siempre es un poco caótica, pero también divertida. Dice una gran amiga que los 20 son la edad de trabajar para cumplir los sueños y los 40 para disfrutarlos y eso intento: disfrutar de una de las etapas más satisfactorias de mi vida, cumpliendo sueños como este de escribir.

¿Qué te llevó a dedicarte a la escritura?

Aunque ahora soy escritora no siempre ha sido así ha llegado a esta profesión de forma tardía después de muchos años en la alta dirección de una multinacional. Yo leía muchísimo de pequeña y soñaba con ser escritora. Cuando lo dije en casa no me hicieron ni caso, me dijeron aquello de” ya, ya, tú estudia para poder ir a la universidad y hacer una buena carrera, con muchas salidas”. Y así hice, me licencié en Derecho y en Administración y Dirección de empresas. Cuando terminé me puse a trabajar porque no podía permitirme dedicarme a escribir y ver qué pasaba, necesitaba mantenerme a mí misma, no podía seguir pidiendo dinero en casa. Me dediqué a lo que había estudiado y me fue muy bien. Durante los veinte años que pasé en la empresa privada, no olvidé que quería una segunda profesión en mi vida y me formé en la Escuela de Escritores mientras trabajaba confiando en que algún día llegaría el momento adecuado.  Y llegó: me quedé embarazada, un embarazo tardío, de alto riesgo y tuve que quedarme en casa en reposo domiciliario y ahí pensé “esta es la mía” y me puse a escribir.  Terminé la primera novela tres días antes de dar a luz.   Y después, hice cuentas, hice un plan, pensé que podía lograrlo, me lancé y aquí estamos. Salió bien. ¡Menos mal!

Si tuvieras que contar en una sola frase de qué trata Los muertos no saben nadar, ¿qué dirías?

Cadáveres, mafias, blanqueo de capitales y secretos familiares en una intriga de ritmo rápido protagonizada por personajes muy humanos, con muchos momentos de máxima tensión salpicados con otros de humor.

¿De dónde nació la idea que te llevó a escribir Los muertos no saben nadar?

Es una novela que trata temas de mucha actualidad, tanto en la parte de la trama (las mafias que operan en Europa y sus negocios o el blanqueo de capitales) como en la parte personal (los procesos de divorcio, las relaciones familiares, empezar con una nueva pareja tras un fracaso matrimonial).

Son temas que encontramos a diario en los periódicos y estos, en concreto a mí me llaman especialmente la atención: el de los negocios de las mafias y cómo están introducidos en nuestra sociedad porque me horroriza su total desprecio por la vida humana y la crueldad a la hora de causar dolor; y el blanqueo de capitales porque, además de que me gustan las finanzas, siempre  pienso a que tendemos a verlo como un delito menos grave porque es económico, cuando es un pilar esencial para que las mafias puedan seguir traficando con menores para prostituirlas o para el tráfico de órganos, que puedan seguir con sus negocios de drogas o armando niños para la guerra en países en vías de desarrollo.

En relación con la parte más técnica de la escritura de esta novela, ¿cómo organizaste para escribir Los muertos no saben nadar? ¿Te dejaste llevar por la improvisación o estructuraste previamente toda la historia?

Dicen que hay dos tipos de escritores: escritores brújula y escritores mapa. Yo soy brújula. Tengo un principio y un final (en la novela de intriga, negra, policíaca, si no sabes cómo termina es muy complicado escribir una buena historia) y me pongo en marcha sin saber que me deparará el camino.  A veces me desespero porque creo que no seré capaz de encontrar la forma de llegar al destino con todos los hilos atados y bien atados, y otras es emocionante porque me intriga muchísimo estoy deseando saber qué les ocurrirá a los protagonistas durante la historia.

¿Tienes alguna manía como escritora? ¿Podrías contárnosla?

Decía Virginia Woolf que una mujer debe tener dinero y una habitación propia para poder escribir. Yo necesito tiempo y silencio. Varias horas de tranquilidad, sin ruidos ni interrupciones y la historia fluye. Nunca sé qué voy a escribir, ni qué va a pasar en la novela, es un proceso muy divertido porque escribo con la emoción del lector que no sabe qué va a ocurrir en la siguiente escena.  No conozco el síndrome del folio en blanco.

Hablemos ahora sobre tu faceta como lectora. Si tuvieras que recomendarnos una novela, ¿cuál sería y por qué?

Nada se opone a la noche, de Dolphine de Vigan. Porque es un libro que me habría encantado escribir.

¿Qué autor/a es tu preferid@? ¿Podrías contarnos qué es lo que le hace ser su preferido?

Me gustan muchos autores, pero tengo a mis referentes de siempre en el género policíaco, desde Agatha Christie, a Dona Leon, pasando por Jose María Guelbenzu, María Oruña, o Petros Markaris. Especiales, muy especiales, Agatha Christie porque fueron sus libros los que me llevaron a desear ser escritora y Jose María Guelbenzu porque me enseñó gran parte de lo que sé. 

En otros géneros soy más de obra de que de autor.

¿Qué libro estás leyendo ahora mismo?

El Buen Padre, de Santiago Díaz Cortés.

¿Podrías recomendarnos un libro para escritores?

Lo cierto es que hacerte escritor te chafa, en cierto sentido, tus costumbres lectoras, porque dejan de gustarte tantos libros que antes habrías podido devorar. Le sucede lo mismo a traductores y correctores. En cualquier caso, les recomiendo lo mismo que a cualquier lector: cualquier historia que les apasione, que estén deseando terminar y a la vez no quieran que se les acabe. 

Cuéntanos, ¿estás trabajando en algún nuevo proyecto literario? ¿Puedes explicarnos algo sobre él?

Ahora mismo estoy barruntando una idea, así que poco puedo contar, solo tengo temas sin hilar.

Muchas gracias, Ana, por esta entrevista. Te deseo mucho éxito con Los muertos no saben nadar y el resto de tus proyectos.

¡Gracias a ti! Siempre un placer.

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: