Más allá de la novela contemporánea

Entrevista a Mónica Rouanet, autora de No oigo a los niños jugar

He entrevistado a Mónica Rouanet, escritora de novela negra de éxito, que ha publicado No oigo a los niños jugar con Roca Editorial.

Si quieres saber quién es Mónica Rouanet y los entresijos de No oigo a los niños jugar, no te pierdas esta entrevista.

¿Podrías contarnos quién es Mónica Rouanet?

Pues… me considero una mujer sociable, trabajadora,  un poco cabezotay algo desordenada. Siempre estoy imaginando historias y personajes, y debo reconocer que es muy divertido. ¿Recuerdas los primeros días de confinamiento? Mi cabeza no paraba de inventar, por eso escribí un relato diario durante 35 días seguidos. Fue emocionante ver cómo les ponía voz Carmen Ramírez, de Cadena Dial, y cómo el programa La Ventana, de la SER, los emitía los sábados por la tarde. Todo un honor.

¿Qué te llevó a dedicarte a la escritura?

Siempre me gustó leer. De niña pasaba horas leyendo historias que otras personas habían escrito. Supongo que eso hizo que mi imaginación volara, que empezara a construir personajes y escenas a partir de situaciones cotidianas que sucedían en la calle, delante de mis narices. Algunas de esas historias me gustaban tanto que, para no olvidarlas, comencé a escribirlas en un cuaderno. y, ¿sabes qué te digo? que no estaban tan mal. Poco a poco fui aprendiendo diferentes técnicas de escritura, siempre sin dejar de leer. Creo que los libros son la mejor escuela literaria que existe. En ellos encuentras aquello que te gusta, y también lo que no.

Si tuvieras que contar en una sola frase de qué trata No oigo a los niños jugar, ¿qué dirías?

Ufff, una sola frase… Creo que diría que es un thriller psicológico donde se entremezclan la angustia y el miedo de los que son diferentes ante el rechazo social.

¿De dónde nació la idea que te llevó a escribir No oigo a los niños jugar?

Normalmente, mis novelas surgen de personajes. En mi cabeza creo un personaje y, a partir de ahí se desarrolla la historia. Esta vez, la idea de No oigo a los niños jugar salió de un edificio: una antigua residencia de niños sordos a la que le he dado una nueva vida convirtiéndola en institución psiquiátrica para adolescentes. Creo que el edificio es un personaje más dentro de la novela. Lo recorremos varias veces, conocemos sus orígenes, su pasado y sus leyendas. He querido mostrar dos historias dentro de un mismo espacio que, en realidad, guardan muchos aspectos comunes.

En relación con la parte más técnica de la escritura de esta novela, ¿cómo organizaste para escribir No oigo a los niños jugar?¿Te dejaste llevar por la improvisación o estructuraste previamente toda la historia?

Siempre elaboro una mínima estructura de la historia central y la intento seguir, pero doy rienda suelta a la improvisación en las escenas secundarias. En esta ocasión he continuado con esa costumbre. Esta vez quería, además, experimentar con las voces narrativas y me he lanzado con el uso de la segunda persona. Quería que los lectores y lectoras se sintieran parte de la historia, que vivieran desde dentro la angustia de sentirse diferente y del rechazo social que esa diferencia puede llegar a ocasionar. Así, la novela está estructurada en capítulos alternos donde cambia la voz narrativa; en unos, el narrador es un niño de unos doce años que habla con otro algo más pequeño, de unos ocho. A estos dos niños solo los ve la protagonista, Alma, una joven de diecisiete años que ha ingresado en la clínica psiquiátrica después de un intento de suicidio. Desde la voz de ese niño veremos cómo era la vida de los antiguos ocupantes de la residencia, y desde la de la propia Alma, seguiremos el momento actual de los enfermos mentales ingresados en la clínica.

¿Tienes alguna manía como escritora? ¿Podrías contárnosla?

Siempre que me hacen esta pregunta digo que no, pero luego empiezo a contar algunas cosas y me doy cuenta de que sí tengo algunas, jajaja. Por ejemplo, releo las dos páginas anteriores antes de ponerme a escribir; lo hago para meterme otra vez en la esencia de la historia que intento mostrar. Abro una página de internet con el WordReferrence de sinónimos y dejo a mi lado el diccionario Redes. Si es invierno, me preparo un té y, si es verano, una cocacola. Y suelo escribir siempre en el mismo espacio físico (aunque si es necesario, lo puedo cambiar).

Hablemos ahora sobre tu faceta como lectora. Si tuvieras que recomendarnos una novela, ¿cuál sería y por qué?

Sería imposible que os recomendara una sola novela porque hay muchísimas a las que considero imprescindibles. Además, no sé si a ti te pasa lo mismo, pero las novelas que en un momento de mi vida me entusiasmaron, puede que en otra época me resulten aburridas, y al revés. Si te parece bien, puedo comentaros las lecturas que más me han gustado de este último año: Cualquier otro día, de Dennis Lehane; El bar de las grandes esperanzas, de Moehringer, Los días luminosos, de Zsuzsa Bánk, El infinito en un junco, de Irene Vallejo, El hijo del padre, de Víctor del Árbol, La retornada, de Donatella di Pietrantonio… ¿Sigo?

¿Qué autor/a es tu preferid@? ¿Podrías contarnos qué es lo que le hace ser su preferido?

Con los autores me pasa lo mismo que con las novelas: no tengo uno solo “preferido”. Esos autores que he nombrado antes me gustan mucho. También puedo añadir otros como Chuck Palahniuk, Tom Spambauer, Elia Barceló, Pablo de Aguilar, Murakami, Esther García Llovet… ¿Sigo?

¿Qué libro estás leyendo ahora mismo?

Cinco Jotas, de Paco Gómez Escribano.

¿Podrías recomendarnos un libro para escritores?

Sin duda Escribir ficción, guía práctica de la famosa escuela de escritores de Nueva York.

Cuéntanos, ¿estás trabajando en algún nuevo proyecto literario? ¿Puedes explicarnos algo sobre él?

Sí, puedo adelantaros que en mi siguiente novela soy un asesino en serie. Se trata de la novela más negra que he escrito, teniendo en cuenta que mis novelas nunca han sido totalmente de género negro. En esta sí, en esta tenemos investigación policial, denuncia social, y algunas muertes.

Muchas gracias, Mónica, por esta entrevista. Te deseo mucho éxito con No oigo a los niños jugar y el resto de tus proyectos.

Muchísimas gracias a ti, ha sido un placer charlar contigo.

Imágenes: proporcionadas por la Editorial Roca.

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: